Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

holomind

Hace poco más de un año Google adquirió DeepMind, una compañía especializada en la investigación de inteligencia artificial. Ahora, en conjunto, han logrado desarrollar un software basado en el aprendizaje ‘neurobiológico’ del hipocampo del cerebro, una red neuronal que nos permite a los humanos recordar los acontecimientos experimentados, así como orientarnos en el espacio.

Llamado deep Q-network (DQN), este agente artificial, que más bien es un algoritmo matemático, ha sido desarrollado combinando dichos mecanismos biológicos con técnicas de aprendizaje automático por refuerzo, algo novedoso que para muchos podría ser un hito en inteligencia artificial.

Las pruebas de esta “IA” se desarrollaron utilizando 49 juegos clásicos diferentes de la compañía Atari, como Space Invaders o Breakout, habituales de las máquinas recreativas. El agente interactúa con el entorno, seleccionando las acciones que maximizan alguna noción de recompensa, que en este caso sería alcanzar la más alta puntuación.

Para un gamer habituado a los juegos vintage puede parecer fácil elaborar estrategias, pero eso es porque los humanos ya estamos familiarizados con los movimientos de la máquina, pues ya los realizamos en la vida real. Sin embargo, un software no lo está. Si juegamos una partida de Breakout puede intuir a dónde va a ir la pelota, la IA no tiene forma de predecirlo. Así, DQN tuvo que aprender de la experiencia a medida que jugaba pues, su información previa se limitaba a los píxeles de la pantalla y a la puntuación para cada juego. Sorprendentemente, rindió a un nivel comparable al de un probador de videojuegos profesional (y de carne y hueso), logrando más del 75% de la puntuación humana en más de la mitad de los juegos, refieren los desarrolladores.

Ya existen otros agentes de aprendizaje por refuerzo pero, según los desarrolladores de DeepMind, “el DQN también los superó en 43 juegos”. El algoritmo de Google sobresalió en clásicos como el Video Pinball, Boxeo, Robotank, Enduro, etc. En general, a esta IA se le dan bien los juegos de disparos en desplazamiento lateral y la conducción en 3D, lo que, según los desarrolladores, “viene a demostrar que una única arquitectura puede aprender con éxito estrategias óptimas en una variedad de ambientes. De hecho, en este tipo de juegos superó el nivel humano. En algunas partidas incluso desarrolló estrategias sorprendentemente perspicaces que le permitieron alcanzar la máxima puntuación”, concluyen.

Otras compañías que avanzan en el campo de la creación de una inteligencia artificial que pueda sustituir al humano son IBM con su TrueNorth, un chip que emula el cerebro humano y el de la Cornell University quienes han dado vida a Robo Brain, una inteligencia artificial que aprende de Internet.

Referencia: DeepMind, Nature

Desde la Red…
Comentarios