Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

37382

Científicos del Centro de Nanociencias y Nanotecnología (CNyN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) han desarrollado nanopartículas biocatalíticas capaces de de aminorar los efectos secundarios, haciendo más eficiente el tratamiento contra el cáncer.

Cáncer es un término genérico que designa un amplio grupo de enfermedades que pueden afectar a cualquier parte del organismo. Una característica del cáncer es la multiplicación rápida de células anormales que se extienden más allá de sus límites habituales y pueden invadir partes adyacentes del cuerpo o propagarse a otros órganos, proceso conocido como metástasis.

El cáncer es una de las primeras causas de muerte a nivel mundial; en 2012 se le atribuyeron 8,2 millones de muertes. Los cánceres que causan un mayor número anual de muertes son los de pulmón, hígado, estómago, colon y mama.

“La mayoría de los medicamentos usados en quimioterapia se administran como profármacos; es decir, que no son tóxicos y se activan en todo el cuerpo y no directamente en el tumor, causando daño a tejidos sanos”, dijo Rafael Vázquez Duhalt, responsable de la investigación.

La activación de los profármacos se realiza a través de proteínas catalíticas llamadas Citocromo P450. “Por ello, nuestra nanopartícula lo transporta directamente al tumor y no al resto del cuerpo, haciendo que la actividad del Citocromo aumente en las células tumorales y que el tratamiento sea más eficiente”, indicó.

Las nanopartículas miden entre 20 y 70 nanómetros y “son esferas vacías formadas por proteínas, en las cuales podemos introducir hasta 110 moléculas de la enzima activadora, éstas las cubrimos con un polímero biocompatible que evita las reacciones inmunes, y finalmente en la superficie se introducen moléculas que son reconocidas sólo por las células del tumor”, detalló.

La ventaja es que al administrar las nanopartículas cerca del sitio canceroso, éstas se unirán directamente sólo a células tumorales, lo que ayudará a disminuir las dosis de medicamentos y, por ende, los efectos secundarios.

Tras seis años de investigación y con el objetivo de integrar las propiedades de los sistemas biológicos con las de los materiales nanoestructurados, el grupo de especialistas del doctor Rafael Vázquez Duhalt, trabaja con cápsides de virus por ser compatibles con el organismo y después de una modificación no presentan reacción inmunológica adversa. Con el apoyo de la Coordinación de Innovación y Desarrollo de la UNAM para el otorgamiento de la patente, la investigación está en espera de la misma.

Referencia: OMS, ID

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios