Descubren un antiguó sistema binario para el cálculo mental

Científicos de la Universidad de Bergen en Noruega ha descubierto que los habitantes de Mangareva, una pequeña isla de la Polinesia francesa, ya utilizaban una especie de aritmética binaria, una numeración que se representa utilizando solamente ceros y unos y que es la base de la computación actual siglos antes de que fuera inventada a principios del siglo XVIII por el matemático y filósofo alemán Gottfried Leibniz.

Este no es el primer sistema binario conocido de la era pre-Leibniz, los mismos hexagramas del I-Ching que inspiraron al gran matemático alemán constituyen también un sistema binario y tienen casi 3000 años, pero Andrea Bender y Sieghard Beller, del departamento de ciencia psicosocial de la Universidad de Bergen, en Noruega, muestran ahora cómo los habitantes de Mangareva no solo inventaron el sistema para contar pescados, frutas, cocos, pulpos y otros bienes de diferente valor en sus transacciones comerciales, sino también cómo esto les condujo a una aritmética binaria que habría merecido la aprobación de Leibniz por su sencillez y naturalidad.

Un hallazgo que sugiere que los seres humanos podrían tener una capacidad innata para esta aritmética, incluso en sociedades tecnológicamente no avanzadas.

Ya que aunque la teoría de Leibniz sentó las bases para el cálculo de las máquinas, los seres humanos hemos seguido utilizando los sistemas integrados de números en base a 10, quizás más fáciles de asimilar en cualquier cultura porque podemos contar con diez dedos. Este hecho llevó a los investigadores a reflexionar sobre si los sistemas de números binarios son compatibles con la cognición humana.

Los habitantes de Mangareva, una isla volcánica cuyos primeros pobladores llegaron entre los años 500 a 800 d.C. Incluso antes de 1450, según los datos arqueológicos encontrados, esta gente utilizaban un sistema de números tradicional que añadía tres pasos binarios sobre la estructura común basada en el decimal.

Los indígenas tenían nombres de los números de 1 a 10, y después de 10 multiplican por varias potencias de 2. La palabra Takau (K ) significa 10; Paua (P), significa 20; Tataua (T) es 40, y Varu (V) significa 80. Así, 70 es TPK y 57 es TK7. Los investigadores muestran que este sistema mantiene las simplificaciones aritméticas fundamentales del sistema binario, en el que no es necesario memorizar un montón de hechos numéricos sino solo seguir unas cuantas reglas sencillas como V es el doble de T, que a su vez es el doble de P, que a su vez es el doble de T. Lo demás emerge de un modo muy natural y fácil de utilizar.

De esta manera los autores ponen de manifiesto la capacidad innata de los seres humanos para el cálculo sofisticado y destaca el papel de la cultura en la evolución de la cognición numérica.

Referencia: PNAS

Enlaces Patrocinados
Comentarios