Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Una de las características inherentes de todos los alimentos es su caducidad. Ningún alimento puede resistir al paso del tiempo ni al contacto de las bacterias. Tal idea podría en un futuro ser refutable gracias a la creación de alimentos que son inmunes a la caducidad y las bacterias. Uno de estos alimentos inmunes a la caducidad y a las bacterias es un sándwich de pollo barbecue, el cual fue diseñado Centro de Investigación, Desarrollo e Ingeniería para los Soldados en Natick (Massachusetts, EEUU), institución encargada de la producción de alimentos para el ejército estadounidense.

Aunque a primera vista se puede considerar que este tipo de alimentos son proclives a tener una caducidad inmediata, el instituto logró preservar la calidad del sándwich controlando el nivel de humedad y de oxigeno, elementos que propician la generación de bacterias en los alimentos.

Para lograr este fin, los investigadores redujeron el pH de los alimentos que componen el sándwich, y solo conservaron los niveles necesarios de agua para que mantener la humedad y, en consecuencia, mantener en buen estado el alimento. Para conservar la humedad se creó una mezcla de azúcar, miel y sal, componentes que ayudan a la preservación del sándwich.

En lo referente a las bacterias, el instituto desarrolló un material envoltorio capaz de absorber el oxígeno, ello con el fin de que los agentes patógenos no entren en contacto con el alimento, evitando la germinación de las bacterias.

Otros alimentos que han logrado crear Centro de Investigación, Desarrollo e Ingeniería son sándwiches con sabor a nachos, peperoni, barbecue, tocino y queso cheddar, cerdo al barbecue y emparedados al estilo italiano y mexicano, los cuales son inmunes a la caducidad y a las bacterias.

Además de la creación de estos sándwiches, el instituto espera en un futuro crear una pizza capaz de soportar el paso del tiempo y de las bacterias, lo que sin duda sería un gran avance.

Aunque por el momento la distribución de estos alimentos es sólo para el ejército estadounidense, este tipo de productos serían una gran alternativa para  la alimentación de la población mundial. (Fuente: BBC)

Temperatura, la mejor aliada

El aumento o las oscilaciones de temperatura son el mayor problema para la seguridad alimentaria. La contaminación en los alimentos es una cuestión de tiempo y temperatura. Cuanto más tiempo y mayor temperatura, más contaminación. Entre 5ºC y 60ºC los microorganismos pueden crecer rápidamente sin demasiados problemas. Sin embargo, 37ºC es la temperatura óptima para su crecimiento.

Los alimentos deben estar entre los 2ºC y los 6ºC, siendo éste el límite máximo seguro. Se debe evitar abrir y cerrar la puerta del electrodoméstico si no es necesario. En los casos en que se interrumpe la electricidad en el hogar, el frigorífico se abrirá lo menos posible para poder mantener la temperatura durante más tiempo. A falta de luz, si la nevera se mantiene cerrada, los alimentos en su interior pueden durar aproximadamente cuatro horas sin deterioro. Pasado este tiempo, se corre el riesgo de contaminación y es mejor no consumirlos.

Según la vida útil del alimento, la fecha de caducidad se introduce de distintas maneras:

  • Los que no pueden conservarse más de tres meses deben indicar «consúmase preferentemente antes de» o «fecha de caducidad» seguido del día y el mes.
  • Los alimentos que sí pueden conservarse más de tres meses deben indicar «consúmase preferentemente antes de» o «fecha de caducidad» seguido del mes y del año.
  • Los alimentos que pueden conservarse más de 18 meses deben indicar «consúmase preferentemente antes del final de» o «fecha de caducidad» seguido del año.
Desde la Red…
Comentarios