Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Smartphone Biosensor

Investigadores de la Universidad de Illinois han desarrollado un dispositivo óptico que mediante una aplicación para el iPhone funciona como un biosensor portátil al utilizar la propia cámara del teléfono para detectar  proteínas, bacterias, virus, toxinas, contaminantes, agentes patógenos y diversas células para el diagnóstico médico o para realizar pruebas de campo en el estudio del medio ambiente.

El dispositivo es una serie de lentes y filtros que hacen uso de un cristal fotónico que refleja únicamente la información necesaria para realizar la medición, y que permite disgregar los componentes de la muestra con el fin de obtener los resultados esperados. Con todo esto, cuando algún componente biológico se añade a la muestra que se analiza, el sistema es capaz reflejar un color con una determinada longitud de onda que le permite identificarlo. De esta forma, el terminal se convierte en una especie de espectrofotómetro de alta resolución.

Una vez realizada la captura, el iPhone muestra en la pantalla los resultados obtenidos. Por lo que los investigadores esperan que con este sistema pueda ser posible detectar toxinas, proteínas, bacterias, virus y otros tipos de moléculas, además alertar sobre posibles contaminaciones.

Según declara Brian Cunningham, bioingeniero y profesor de ingeniería informática y eléctrica de la Universidad de Illinois, “los smartphones están consiguiendo tener un gran impacto en nuestra sociedad en la forma en la que nos comunicamos y obtenemos información, por lo que estamos interesados en las grandes ventajas que aporta la movilidad en cuanto a extender las capacidades físicas de los laboratorios, donde actualmente hacen la mayor parte de las pruebas”.

Con este accesorio se consigue mejorar la productividad, ya que, mediante una única operación es posible recoger muestras y obtener los resultados in situ, sin necesidad de realizar desplazamientos, con el ahorro de tiempo y costes que ello conlleva, sobre todo a la hora de predecir alertas tempranas.

“Muchas condiciones médicas pueden ser monitorizadas de forma muy económica y poco invasiva usando plataformas móviles. Mediante este avance es posible detectar muchos tipos de moléculas que hasta ahora únicamente podían conseguirse mediante grandes diagnósticos de laboratorio, causando en el proceso numerosos gastos económicos”, agrego.

Con este hallazgo, se espera pronto realizar todo tipo de análisis, desde la detección de toxinas en el medio ambiente, hasta realizar diagnósticos médicos o hacer pruebas de salud de los alimentos, entre otros aspectos.

El costo de fabricación del dispositivo ronda los $ 200 dólares, algo sumamente accesible comparándolo con los casi $50,000 dólares que cuesta un espectrófotometro de laboratorio. Por lo que el dispositivo no sólo es portátil, si no también asequible para el trabajo de campo en las naciones en desarrollo.

Referencia: RSC

Desde la Red…
Comentarios