La tendencia en el mundo es deshacerse de todas las plantas nucleares que existen a través de varios países, sin embargo todavía queda un largo camino que recorrer en esta materia. De hecho, varias naciones se han contrapuesto a la decisión de eliminar toda fuente de energía nuclear debido a la gran cantidad de energía rápida que estos generadores producen.

La energía nuclear es una de las formas de producción más peligrosas que existen, ya que conllevan grandes riesgos y si no se tiene un control casi perfecto pueden ocurrir catástrofes como la de Chernóbil en el año 1986 o la de Fukushima en 2011. Ambos accidentes dejaron sin hogar a millones de personas y liberaron radiación suficiente para afectar gravemente todo el ecosistema local.

Por suerte, algunos científicos todavía tienen conciencia sobre esto y han descubierto la forma de generar energía con los desperdicios de estas plantas nucleares pero de una manera totalmente segura.

El equipo de científicos de la Universidad de Bristol en Reino Unido, compuesta por varios físicos y químicos, han logrado generar energía depositando el material radioactivo dentro de diamantes creados por el ser humano.

Este tipo de fuente de energía no crear mucha carga energética, sin embargo la duración de su carga puede alcanzar el 50 por ciento hasta después de 5730 años, según los cálculos del equipo. Es decir, desde que se fabrica el diamante-batería pasarían más de 5000 mil años para que la batería pierda la carga del 50 por ciento.

Este tipo de “baterías” podrán usarse en dispositivos como drones de largo alcance, marcapasos, naves espaciales o cualquier artefacto que sea complicado de alcanzar o acceder para hacer un reemplazo de su fuente de energía.

Evidentemente no será energía barata si tomamos en cuenta que el costo de un diamante es bastante alto. Este tipo de energía podría llegar a costar varios miles de dólares en una escala media a grande.

Por su parte, Tom Scott, profesor de materiales en el Centro de Análisis de Interfases y miembro del Instituto Cabot, dijo:

“Esta batería no tiene partes móviles, no requiere mantenimiento y no genera emisiones nocivas para la naturaleza, es simplemente energía directa.”

Los encargados de la investigación incluso han lanzado el hashtag #diamondbattery para que la gente pueda sugerir o dar ideas para poder utilizar este tipo de energía en más artefactos y deshacerse de todo el material de desecho que generan las plantas nucleares.

Referencia: Engadget, Bristol University

Enlaces Patrocinados
Comentarios