Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

China construirá un súper colisionador de partículas

Investigadores del Instituto de Física de Altas Energías (IHEP)de Beijing planean la construcción de un supercolisionador  con un anillo 52 kilómetros para el 2028 y poner así a China a la cabeza de la física de partículas.

Las colisiones de estas partículas fundamentales permitirían que el bosón de Higgs se estudie con mayor precisión que en el mucho más pequeño Gran Colisionador de Hadrones (LHC) en el CERN, el laboratorio de física de partículas en Europa, cerca de Ginebra, Suiza. Los físicos chinos dicen que esta instalación, cuyo coste se cifra en 2,220 millones de euros, está al alcance tecnológico y económico.

Pero China espera que el nuevo acelerador también sea un paso hacia un colisionador de nueva generación un colisionador protón-súper protón en el mismo túnel.

Equipos europeos y estadounidenses también han barajado el desarrollo de un supercolisionador de este tipo, pero la enorme cantidad de investigación que se necesita antes de que una máquina de este tipo se pueda construir hace que la fecha más probable es 2035.

Pero China está dispuesta a construir su colisionador sin la ayuda de la financiación internacional, si es necesario. Debido a que es probable que sólo se construya un súper colisionador, el impulso de China sitúaría al gigante asiático en la hegemonia futura de la física de partículas.

Hablando este mes en la Conferencia Internacional de Física de Alta Energía en Valencia, el director del IHEP Yifang Wang dijo que, para asegurar el apoyo del gobierno, China trabajara hacia una meta más inmediata hacia el 2028 a diferencia de sus competidores en 2035, incluso está dispuesta a construirlo sin la ayuda de la financiación internacional. “No se puede simplemente hablar de un proyecto de 20 años a partir de ahora”, dijo.

Los colisionadores electrón-positrón y los colisionadores de hadrones como el LHC se complementan entre sí. Colisionadores de hadrones son mazos que rompen juntos protones (un tipo de hadrón que comprende tres partículas fundamentales llamadas quarks) a altas energías para ver qué surge.

Las máquinas de electrones-positrones de baja energía producen colisiones más limpias que son más fáciles de analizar, porque ya están destrozando juntas partículas fundamentales. Al examinar en detalle las interacciones del bosón de Higgs con otras partículas, el proyecto de colisionador chino debería, por ejemplo, ser capaz de detectar si el Higgs es una partícula simple o algo más exótico.

Esto ayudaría a los físicos a averiguar si la partícula se ajusta a las predicciones hechas por el modelo estándar de la física de partículas, o si, por ejemplo, existen varios tipos de bosón de Higgs.

Referencia: Nature

Desde la Red…
Comentarios