Previene el daño neurologico

Investigadores del Instituto Hohenstein en Boennigheim, Alemania, han desarrollado un chaleco que ayuda a disminuir el daño cerebral posterior al paro cardiaco, mediante un enfriamiento casi instantáneo y sin electricidad.

En un paro cardiaco el corazón comienza a latir repentinamente sin control, el pulso se vuelve irregular y en pocos segundos el paciente pierde el conocimiento, la respiración y los latidos del corazón se detienen. Para los afectados, cada segundo que pasa hasta la reanimación cuenta, principalmente por el daño neurológico consecuente. Esto se debe a la falta de flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno durante el período que transcurra hasta que llegue al hospital o a la ambulancia.

El sistema de este chaleco no requiere energía eléctrica, lo que es ideal sobre todo para los primeros auxilios en caso de paro cardíaco. Éste depende de un cartucho de zeolita (un mineral con cavidades de dimensiones moleculares de 8 a 10 angstrom que contienen iones grandes y moléculas de agua con libertad de movimiento, para así poder permitir el intercambio iónico) que libera su contenido en el agua dentro del chaleco, enfriándolo por adsorción instantáneamente.

Los investigadores creen que este tipo de dispositivo algún día será parte de los paquetes de desfibriladores externos automáticos, permitiendo a los paramédicos ofrecer un nivel mayor de cuidado, además de que personas sin ningún tipo de formación previa podrán utilizarlo.

El daño cerebral posterior al paro cardíaco puede reducirse efectivamente enfriando el cuerpo del paciente lo más pronto posible, hasta los 33 ° C.  Los sistemas comerciales actuales están destinados a ser utilizados por los paramédicos o por el personal clínico en la sala de emergencias, pero enfriar a los pacientes lo antes posible y llevar esta tecnología a más sitios puede ayudar a más personas a sobrevivir con mejores resultados además de un gran beneficio financiero.

Chaleco en paro cardiaco

Referencia: Hohenstein Institute

Enlaces Patrocinados
Comentarios