Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Elon Musk es un hombre con una visión muy interesante para el futuro de la humanidad. Este martes, compartió sus nuevos planes en el Congreso Internacional de Astronáutica en Guadalajara, México, durante charla titulada “Haciendo a los seres humanos una especie multiplanetaria”.

En el escenario, Musk dijo que hay dos caminos por delante para la humanidad: quedarse en la Tierra y sucumbir a la extinción o colonizar otros planetas. Marte, según él, es la mejor apuesta para tener éxito, considerando su proximidad a la Tierra y similitudes con nuestro planeta.

Musk ha jugado mucho con la idea de colonizar Marte. Bajo la bandera de SpaceX, anteriormente prometió aterrizar una cápsula Dragon no tripulada en el planeta antes de que termine 2018 y enviar humanos a éste antes de que concluya 2024.

Para el viaje, SpaceX ha construido y probado exitosamente el motor del cohete Raptor, una máquina de combustible impulsada por metano más poderosa que cualquier otro cohete que se haya construido en la Tierra. Éste genera alrededor de 680 mil libras de empuje, es decir, tres veces más que el del Falcon 9.

Los motores Raptor impulsarán el Sistema de Transporte Interplanetario, una nave capaz de transportar 100 toneladas de carga a Marte. Ésta requerirá de 28 millones 730 mil libras de empuje en el despegue, lo que sugiere que necesitará alrededor de 40 motores Raptor para conseguir despegar de la tierra. Una vez reabastecido de combustible en órbita, la nave desplegará dos paneles solares que generan 200 kW de potencia y se dirigirá a Marte.

Musk estima que costaría a cada persona alrededor de 10 mil millones de dólares viajar a Marte, pero quiere que esa cifra se reduzca hasta los 200 mil dólares por individuo. Un gran factor para la reducción de costos es la creación de naves con partes reutilizables.

El reabastecimiento de combustible en órbita es crucial para los planes de SpaceX, ya que reduce el gasto de combustible en el despegue y la misión cuenta con diferentes partes reusables. Por ejemplo, cada cohete acelerador puede ser usado mil veces, cada nave carguera de combustible cien veces y cada nave espacial doce veces.

Los viajes iniciales llevarán a cerca de 100 personas a Marte, pero Musk dijo que espera que ese número (y el tamaño de cada nave) crezca a su debido tiempo. La gigantesca nave será un lugar acogedor y divertido, que contará con salas de gravedad cero, áreas de cine, una cafetería y otras opciones de entretenimiento, además de que según Musk, sólo tomará unos pocos días de entrenamiento para prepararse para un viaje a Marte.

Una vez en Marte, los seres humanos serán capaces de producir el gas propelente basado en metano para enviar la nave de vuelta a la Tierra para su reutilización. Esto no sólo reduce el costo de cada viaje, sino que también evita que exista un cementerio de naves utilizadas para viajar a Marte en el propio planeta rojo.

SpaceX comenzará a hacer pruebas de las misiones a Marte en 2018 y si todo sale bien, los verdaderos viajes comenzarán a suceder a finales de 2022.

Musk no contestó directamente cómo es que SpaceX planea financiar estas misiones, pero sí dijo que será gracias a un enorme acuerdo público-privado, es decir, que actualmente hay organizaciones tanto públicas como privadas interesadas en financiar el proyecto.

Referencia: SpaceX

Desde la Red…
Comentarios