hipersonico
Hace unos años había una aeronave capaz de ir más rápido que el sonido (unos 330 m/seg), pero probablemente por motivos comerciales, el Concorde terminó su vida útil y la aviación comercial, por alguna razón, no continuó desarrollando nuevas naves capaces incluso de ir mucho más rápido que el famoso avión de Air France y Bristish Airways. Hoy la empresa Boeing muestra su prototipo de nave X-51A Waverider, quien ha pasado a los libros de historia por los nuevos récords que ha logrado.

En una cuarta prueba de dicha nave, se llegó a obtener una velocidad de Mach 5.1, es decir, 5.1 veces la velocidad del sonido en el aire. Esto quiere decir que estamos hablando de 1650 m/seg, aproximadamente, lo cual es más o menos la velocidad del sonido en un líquido como el agua. La velocidad Mach 5.1 es aproximadamente a unos 5,417 kms/hora. La nave prototipo fue puesta en un bombardero B-52H y salió de la Base Edwards de la Fuerza Aérea, en California. La nave no era tripulada y logró su máxima velocidad a los tres minutos y medio de vuelo, antes de que cayera -de manera controlada- en el Océano Pacífico, después de seis minutos de vuelo. Esta exitosa prueba viene después del fracaso anterior del mismo proyecto, 8 meses antes, cuando otro X-51A quedó fuera de control después de que empezara su vuelo de prueba. En esta ocasión, el prototipo de nave logró la velocidad ya mencionada a unos 15.240 m.

“Esta demostración de un motor hipersónico es un logro histórico que llevó años en lograrse”, dijo Darryl Davis, presidente de Boeing Phantom Works, y añadió: ” Esta prueba demuestra que la tecnología ha madurado al punto que ya están abiertas las puertas a aplicaciones prácticas, tales como sistemas avanzados de defensa y acceso más efectivo, en costos, al espacio”.

El X-51A se diseñó para probar la tecnología necesaria para construir un misil hipersónico o una aeronave. El vehículo, de 7.62 m de largo usa una combinación de diversas tecnologías de motores, construidos por Pratt & Whitney, así como un misil táctico de la Armada norteamericana. Se llamó Waverider porque cabalga sobre su propia onda de choque, a velocidades hipersónicas.

El siguiente video puede explicar mejor este nuevo experimento con motores que podrían ser comunes en algún futuro no muy lejano.

Referencias:

Boeing

Enlaces Patrocinados
Comentarios