Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El satélite UARS de la NASA había cumplido dos décadas en órbita, pero tras una pérdida de combustible perdió el control y se perfiló hacia la tierra este fin de semana. El único problema (porque aun no se han reportado incidentes) es que la agencia espacial no tiene ni la menor idea de dónde cayeron los pedazos.

No se han recibido noticias de propiedades dañadas ni de personas que hayan sido heridas, de hecho se piensa que el satélite se incineró en su trayectoria al suelo. Pero se trata de un satélite de más de 6 toneladas y del tamaño de un autobús. La NASA y  la Fuerza Área de Estados Unidos -en particular el Joint Space Operations Center- han determinado que entró a la atmósfera  de la Tierra por el Océano Pacífico.

Se podría pensar que los pedazos cayeron en el mar pero la NASA había calculado que caería en una franja de 800 kilómetros que incluían agua y tierra. El satélite dedicado al estudio del clima ingresó a la atmósfera entre las 11 de la noche del viernes y la 1 de la mañana del sábado, pero no hay tiempo ni lugar preciso.

Jonathan McDowell del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics, calcula que esto sucedió a la 12:15, y que cayó en el Pacífico, pero que su trayectoria podría incluir lugares poblados de Estados Unidos, Canada, entre los cuales se encuetran Portland, Seattle, Calgary, Alberta; y Saskatoon, Saskatchewan.

Se esperaba que 26 pedazos de satélite con un peso de 544 kilogramos de metal cayeran como lluvia en algún lugar. El pedazo más grande que pudo haber sobrevivido deberá de pesar no más que 136 kilogramos. EL UARS es la nave de la NASA más grande que ha caído sin control a la Tierra, desde  el Skylab de 76 toneladas y el satélite Pegasus 2 de 10 toneladas, ambos en 1979.

En la Web ya existen videos no confirmados de la caída de algunos trozos, como el que tenemos en este post. El video fue capturado en Okotoks, Canadá. Algunos reportes señalan que cayó en el Pacífico, pero la NASA dice que los aficionados a observar satélites en Canadá y la costa del Pacífico estaban al pendiente del UARS. Aunque ninguno de ellos lo vio, esta pareja canadiense tiene por lo menos la captura de algo inusual cayendo en la noche.

Otro video con un corte más trágico, fue capturado en Italia y de hecho es un poco más visible que el anterior. El vocero de la NASA Steve Cole dijo que algunos de los rastreos señalaban que podría legar al Atlático e incluso a África, pero que si entró por el Pacífico era poco probable. Sólo sabemos que si cayó en el mar será casi imposible encontrar los restos, pero que los videos falsos de la caída del UARS brotarán por todas partes. Este por lo pronto da un poquito de miedo.


Fuente: Fox News, CNET, Mashable

Desde la Red…
Comentarios