Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Cuando pensamos en hackers seguramente nuestra mente piensa en portales de Internet,  información comprometida o mensajes amenazantes en los sitios web. Quizá algunos otros piensen en el famoso jailbreak que a final de cuentas es una forma de hackeo, en este caso a un sistema operativo. Sin embargo, existen cosas que probablemente jamás imaginaste que se podrían hackear.

Implantes Médicos

Algunos marcapasos utilizan una señal inalámbrica para poder realizar ajustes de forma sencilla sin la necesidad de más cirugías pero esto también los deja vulnerables a cualquier persona que tenga la forma correcta de reprogramar ya que por lo general, estas señales no están encriptadas. Literalmente, alguien puede jugar con el corazón de una persona y arriesgarla a un infarto o a la muerte.

Un caso similar ocurre con las bombas de insulina que son vulnerables a una distancia de media milla. Utilizando una antena de poder, los hackers pueden hacer que la bomba inyecte una dosis mortal de insulina a algún usuario.

Monitores de bebé

Estos aparatos ya tienen mucho tiempo en el mercado y por supuesto han ido evolucionando con el paso del tiempo. Los más modernos monitores ya cuentan incluso con video para que puedas vigilar a tu bebé con mayor seguridad.  Las señales de radio que utilizan estos equipos pueden ser captadas por otro equipo similar, dándole acceso a tu casa a cualquier extraño que “se tope” con la frecuencia.

Una familia en Chicago demandó a un fabricante de monitores cuando sus vecinos les advirtieron que la cámara del equipo llevaba meses transmitiendo la señal y era captada por ellos ya que tenían un equipo similar. Además, el micrófono era tan sensible que podían escuchar conversaciones enteras incluso fuera de la habitación donde estaba colocado el monitor.

Automóviles

“Hackear” un coche estrellando el vidrio y utilizando la fuerza bruta ya no está de moda. Con la creciente inteligencia de los automóviles algunos fabricantes están preocupados de que algún conocedor pueda quitarle los seguros e incluso encender el motor tan solo enviando un mensaje de texto.

Ya que muchos automóviles utilizan practicamente la misma tecnología que un teléfono celular el hacer esto resulta relativamente sencillo. Por otro lado, esta falla también puede generar fallas en los generadores eléctricos e incluso los sistemas para el tráfico.  Sólo los coches con estas tecnolgías son vulnerables y aunque coregirlo es posible, no resultará nada barato.

Puertas de garage

Utilizar un control remoto como guardián de tu casa es sumamente conveniente pero a la vez contraproducente. Si alguna vez has visto uno de estos controles por dentro, sabes que tienen una plétora de cables y circuitos  y pueden ser alterados fácilmente para aceptar una conexión USB.

Existen tutoriales en línea con los pasos a seguir y para cualquier nivel de hacker y por supuesto, también existe el software necesario para modificar la manera de funcionar de estos controles.  Si tu control tiene más de 5 años de antiguedad es altamente probable que pueda ser alterado de esta forma; los más modernos cuentan con un código que cambia cada vez que se utiliza.

El cerebro humano

No importa cuantos Discos Duros tengas ni la información almacenada en ellos, ninguno logra ni acercarse siquiera a tu cerebro. Existe gente intentando hackear esto y la parte terrorífica es que están realmente cerca de poderlo hacer.

Partiendo de cerebros complejos de animales como ratones, gatos y algunos primates y después en cerebros humanos, los científicos han podido convertir los trillones de impulsos eléctricos en datos legibles. De hecho, la Agencia de Investigación de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés) está financiando un proyecto de $4.9 millones de dólares para aplicar la técnica de ingenieria en reversa al cerebro humano.

Científicos como Ray Kurzweil de Kurzweil Technologies pueden ver un futuro donde robots microscópicos puedan ser inyectados al torrente humano dirigiéndose automáticamente al cerebro para monitorear actividades y ya que las vulnerabilidades de este tipo de equipos está muy bien documentada, existe el riesgo de que alguien pueda tomar el control de tu mente.

En una época en que la seguridad está en estado permanente de jaque y las amenazas en línea están a la orden del día, sumarle más miedos a la lista no parece algo atractivo sin embargo, esperemos que no exista gente que en verdad quiera hacer usos de estas técnicas para hackear este tipo de tecnologías. ¿Qué piensas al respecto?

Fuente: Yahoo Tech News

Desde la Red…
Comentarios