Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La verdad es que nunca he sabido qué hacer con los aparatos que ya están viejos o no sirven… Incluso me es difícil tirar las pilas desechables, aunque en alguna nota que hice alguna vez, un miembro de la Asociación Mexicana de Pilas (Amexpilas) me dijo que el reciclaje de estas fuentes de poder es un mito: en realidad, se producen más contaminantes si se tratan de reciclar que si solamente se tiran a la basura. Bueno, pero, ¿qué haces con una pantalla de computadora antigua, un teclado inservible, un escáner obsoleto y una impresora vieja? ¿Dónde lo metes? ¿A quién acudes? Mientras tanto se va creando en muchas oficinas y casas un armario “especial” para ir acumulando todo esto que, al final, es basura. Es cierto que algunas empresas hacen programas de recolección pero la realidad es que son pocas o no se les hace difusión. Sería apropiado, tal vez, que existieran más centros de reciclaje, como deshuesaderos de aparatos electrónicos, en los que, con toda tranquilidad se pudieran llevar los dispositivos… Pero si en México ni siquiera hemos logrado la educación para separar la basura, ¿cómo podremos crear una cultura de los desperdicios tecnológicos? ¿Cuántos celulares, cables, cargadores y demás tienes guardados en un cajón y ya no sirven?

Desde la Red…
Comentarios