Pareciera que no, pero Pokémon GO todavía da de qué hablar y el caso más reciente es el de Ruslan Sokolovsky, un YouTuber ruso, quien cuenta con más de 296 mil suscriptores en su canal.

En uno de sus últimos videos, Sokolovsky se grabó mientras jugaba Pokémon GO dentro de una iglesia ortodoxa. En Rusia esto se considera una falta de respeto que está penada hasta con cinco años de prisión.

A mediados de agosto el YouTuber grabó el video, aún cuando el gobierno había prohibido el juego de realidad aumentada en algunos espacios, sus acciones pueden tener la interpretación de querer burlar las advertencias.

El vídeo cuenta con más de un millón de visitas y sigue activo en YouTube. Si recordamos no son los únicos que han prohibido el juego en ciertos lugares, en otros países, empresas y espacios específicos está prohibido jugar Pokémon.  

De acuerdo al sitio web meduza, la policía comenzó a investigarlo por hacer público su video, además informa que un portavoz de la iglesia rusa ha declarado que no ha sido el hecho de jugar a Pokémon Go lo que provocó la detención del joven, más bien fue la intensión con la que lo realizó.

A Sokolovsky se le acusa de incitar al odio y ofender la sensibilidad religiosa.

La prensa reporta que Sokolovsky interpuso una apelación, pero todavía no se sabe cuál será el final del caso. Mientras tanto el joven se encuentra detenido.

Referencia: Meduza

Enlaces Patrocinados
Comentarios