Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Quienes quieran programar en Android deben tener en cuenta que el desarrollo en estos dispositivos requiere la instalación de varias herramientas de software en la PC para sacar provecho de lo que Google da para la creación de apps. Sin embargo, esta labor no es simple o, en el mejor de los casos, lleva tiempo, en especial la instalación de herramientas de Google para Android, que puede llevar unas cuatro o cinco horas, según la velocidad de acceso a internet y la cantidad de versiones de Android que se quieran soportar.

El proceso de crear una app para Android implica, además de aprender todo lo que hay que saber de los APIs de Android, conocer un ciclo de desarrollo que involucra, por ejemplo, probar la app en un teléfono real. Google ha dado, entre sus herramientas, un emulador de un teléfono Android, el cual, evidentemente, no puede hacer algunas cosas (hacer una llamada, utilizar el acelerómetro, etcétera), pero que, finalmente, permite en muchos casos desarrollar el código para que funcione en los teléfonos con este sistema operativo.

Esto es lo que los programadores de Android deben hacer para crear apps para Android. Sin embargo, los desarrollos y avances en el hardware hacen que, en ocasiones, se tengan procesadores más poderosos que bien podrían ser programados de forma más eficiente. Por ejemplo, Qualcomm, con su SnapDragon, que llega a tener hasta 4 núcleos, permite desarrollar aplicaciones que saquen provecho a algunas de las características que la empresa ha puesto en estos diseños, por ejemplo, el procesamiento asimétrico, el cual quiere decir que si se tienen N núcleos, la carga de trabajo se reparte de manera no simétrica en ellos, esto es, los núcleos tienen diferentes cargas de trabajo y no meramente la división de la carga entre el número de núcleos existentes.

Por ello, fue una buena noticia hallar que Qualcomm ha desarrollado una tarjeta en hardware, la DragonBoard Snapdragon S3 APQ8060 Mobile Development Board, la cual intenta ser una platadorma sencilla para crear apps para el procesador Snapdragon S3 APQ8060. La tarjeta (que parece en realidad un teléfono móvil descomprimido), tiene el procesador APQ8060, un módulo con brújula y acelerómetro, preinstalado en la tarjeta; conectores JTAG, Ethernet y Mini USB, que permiten un nivel más profundo de desarrollo, pruebas y expansión. Aparte, se puede poner en esta tarjeta la batería, los audífonos, una cámara de 1 a 5 MP y una pantalla multitáctil de 480×800 pixeles.

Qualcomm nos hizo llegar un equipo de estos, ahora que programar en Android parece ser ‘lo de hoy’ y que, además, digan lo que digan los competidores, terminará por dominar el mercado. La razón es que al ser un sistema de código abierto, más de un fabricante verá reducir sus costos al hacer teléfonos que usando software propietario.

Ahora que empiece a ‘jugar’ con este hardware, ya mostraremos aquí en unocero.com las cosas que se pueden hacer. He aquí una descripción de la tarjeta cuando salió al mercado:

He aquí el unboxing de la tarjeta de Qualcomm, que llegó directamente por mensajería:

Desde la Red…
Comentarios