¿Se acuerdan de la película “Contracara“, (título en inglés: “Face/Off“), en donde los personajes, Travolta y Cage cambiaban sus rostros en una película de acción y suspenso? Pues bien, la magia para esa fantasía requerió de muchos dólares. Esto fue en 1997 pero en la película del 2010, “Red Social“, los gemelos idénticos Winklevoss (que son gemelos en la vida real), cobraron vida en dos diferentes actores, cuyos cuerpos se les usó y que el rostro de ambos, fue puesto digitalmente en ellos. Dicho rostro es del actor Armie Hammer. Una vez que la película fue filmada la doble cara fue reemplazada digitalmente con la de Armie. Todo esto, de nuevo, costó muchos miles de dólares.

Sin embargo, parece ser que esto podría cambiar. Un científico de cómputo de la Universidad de Harvard creó el transplante digital de un rostro que puede ser usado por aficionados y productores de cine con poco dinero en sus presupuestos. El sistema de Kevin Dale crea un transplante de rostro que trabaja con una sola cámara, con cualquier luz y con una computadora personal casera.

El proceso comienza con la película filmada a un actor “fuente” y a un actor “objetivo“, en donde ambos pueden estar platicando. El software procede a crear modelos 3D de ambos rostros y va cambiando sutilmente los gestos del actor objetivo para que se parezcan lo más posible a los gestos del actor fuente. No se necesita aclarar que si ambos actores están en la misma pose, la misma luz y diciendo lo mismo, las cosas se facilitan notablemente.

Cuadro por cuadro, la “silueta” de la cara transplantada es fusionada a la piel del actor que la recibe y así se evitan saltos en la película o flickering, cuando se corren todos los cuadros. Además, el software elige la posición de ambos rostros, de manera que uno cubra al segundo, en donde los bordes entonces no son reconocibles por el espectador.

Diez segundos de película se puede llevar unos 20 minutos de procesamiento, con la mínima interacción por parte del usuario. Este sistema no sólo puede servir para transplantar el rostro de un actor sobre otro cuerpo, sino que se podrían poner diferentes partes del rostro de un actor, en diferentes tomas de una misma escena. Si el director gusta cómo se ven por ejemplo, los ojos del actor en la toma 2, estos ojos pueden ponerse en los ojos del otro actor, digamos en la toma 4. Las posibilidades se antojan infinitas.

Fuente: Gizmag

Enlaces Patrocinados
Comentarios