Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En la película Brainstorm (1983), Christopher Walken hacía el papel de un científico que era capaz de grabar películas de las experiencias mentales de las personas, y entonces reproducir las mismas en la mente de otros. Y aunque era ciencia ficción, parece ahora que la realidad se acerca a esas ideas: usando la visualización de imágenes vía la resonancia magnética (fMRI), así como modelo de computadoras, los investigadores de la Universidad de California, en Berkeley, han sido capaces de reconstruir visualmente la actividad cerebral de algunos sujetos mientras observan cortos de películas. En otras palabras, asómbrense: pueden ver lo que los cerebros de esas personas están viendo.

El estudio involucró a tres sujetos en un escáner MRI, que estaban viendo dos conjuntos de cortos de películas de Hollywood mientras estaban en el complejo aparato. El fMRI se usó para medir el flujo de la sangre por la corteza visual de sus cerebros, cuando precisamente observaban las imágenes de los filmes. Una computadora usó estos datos para dividir los cerebros en cubos tridimensionales llamados voxeles. Los modelos de computadora de cada voxel entonces se crearon, incorporando información sobre cómo la sección en vivo del cerebro respondía a los diferentes tipos de estímulos. De esta manera, la computadora fue capaz de ligar la actividad de un voxel específico con un patrón visual específico de los cortos de las películas. Una especie de piedra de Rosetta, en alguna medida.

El resultado es un algoritmo que reconstruye la película, el cual se alimentó a 18 millones de segundos de videos al azar en YouTube, el cual se comparó con lo que vendría a ser la actividad de cada correspondiente voxel. Para cada imagen del trailer, se eligieron 100 imágenes de los videos de YouTube en donde la actividad de ese voxel parecía ser la más cercana a la imagen en el corto de la pelícla. Estas 100 imágenes se combinaron en una imagen compuesta, que se parece a una de las imágenes del trailer. Cuando se ligaron una con la otra, estas imágenes compuestas presentaron algo realmente parecido y reconocible al trailer que el sujeto había visto.

Por el momento, el sistema sólo puede reconstruír trailers de películas que los sujetos han visto. En la medida que se desarrolle esta tecnología, sin embargo, se espera que pueda visualizar qué está pasando en, por ejemplo, la mente de quienes son víctimas de una ataque, en los pacientes en coma y en otras personas que por alguna razón no pueden comunicarse para informar de sus dolencias. Se puede -desde luego- usar esta tecnología para mejorar las interfaces hombre-máquina, por ejemplo, en aquellos que tienen discapacidades y en donde podrían controlar algún dispositivo solamente con sus pensamientos.

El video muestra parte de los trailers originales, con la reconstrucción de los mismos del lado derecho.

Fuente: GizMag

Desde la Red…
Comentarios