Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Actualmente, la forma en la que consumimos y escuchamos música, ha revolucionado por completo. Pocas son las personas que siguen un ritual en el que ahorran dinero, van a la tienda de discos más cercana, buscan su favorito y lo compran. Todo lo tenemos a la mano, sólo necesitamos descargar una aplicación, pagar por el servicio que más nos convenga y listo… apertura para toda la música que queramos.

Por tales motivos, no es de sorprenderse al saber que la música por streaming genera el triple de ganancias de lo que generan los CDs actualmente. Plataformas digitales como Apple Music, Spotify, Tidal, SoundCloud, entre otras… no han dejado de crecer en los últimos años.

Debido a la aceptación de las plataformas de streaming, la piratería ha disminuido en gran medida y los usuarios han demostrado preferir tener el control total de lo que escuchan. Poder elegir una canción donde sea y cuando sea era impensable hace algunas décadas y ahora es nuestro pan de cada día.

El formato MP3 ha muerto… ¿qué sucederá ahora?

Sin embargo, no existía la certeza de las ganancias que los formatos por streaming generan. Las grandes disqueras llegaron a reportar ingresos financieros millonarios, pero al parecer las plataformas digitales ya están superando todas los récords.

Las bondades de la música por streaming han servido para que la música tenga mayor apertura y difusión. Como los servicios son económicos, los usuarios ya no sufren tanto por tener que pagar, así que en lugar de orillarse por adquirir canciones piratas, consideran que es aceptable dar una determinada cantidad de dinero por plataformas que brinden catálogos muy amplios y variados.

Según un reporte estadístico de la Federación Internacional de la Industria Fonográfica, el sector de música reportó ventas por más de 15 mil millones de dólares tan sólo en el año 2016, lo cual representó un crecimiento del 5.9 por ciento respecto al año previo.

Cabe destacar que de las ganancias generadas, el 60.4 por ciento corresponde a las plataformas de streaming. Y, por otro lado, los CDs disminuyeron un 11.5 por ciento.

Apple Music ya cobrará el periodo de prueba

El panorama implica severas dificultades para los formatos físicos, aunque seguramente aún hay millones de personas que se inclinen por el ritual de guardar y hacer tributo a sus artistas favoritos manteniendo la música en un CD.

Finalmente, los formatos en vinilo también han logrado aumentar notablemente sus ganancias; quizá por moda, pretensión, nostalgia o gusto, pero las ventas crecieron un 23.5 por ciento.

Referencia: IFPI

Desde la Red…
Comentarios