No cabe duda que hay mucho interés porque los robots hacen lo que hacemos los humanos. ¿Alguien puede imaginar un robot que baile? ¿o que toque el violín? Pues Asimo,  el robot de la empresa Honda hace estas y muchas cosas más. Por supuesto que estos avances son notables en términos de ingeniería y nos demuestran la gran versatilidad del cuerpo humano y de su cerebro para lidiar con todo género de eventos y dificultades y que nos da tantos problemas copiar en los robots.

Ahora un nuevo ingenio japonés hace su aparición, esta vez manejando una bicicleta. El pequeño robot pedalea a diferentes velocidades y usa el manubrio como el mejor de los ciclistas. Todo esto funciona vía un control remoto por un ser humano. La estabilidad se logra midiendo el efecto inercial centrífugo en la llanta delantera y un giroscopio ayudado por un controlador PID sobre el manubrio hace que la bicicleta pueda ir en línea recta.

Pareciera (véase el video), que cuando la bicicleta da una vuelta, el robot mueve su cadera como ocurre cuando los seres humanos manejan un biciclo. El frenado, por ejemplo, se logra sacando los pies del robot de los pedales y apuntándolos hacia el piso, usando el pie de metal con frenos de fricción.

El robot puede moverse hacia adelante o hacia atrás cuando no está pedaleando la bicicleta y cuando ya decide usarla, pone un pie en el pedal y arranca, poniendo entonces el otro pie en el respectivo pedal. Pareciera que sus movimientos son casi humanos. De verdad que es impresionante.

No dejen de ver este video:

Fuente: RoboSavvy

Enlaces Patrocinados
Comentarios