Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Yellow Cab Cooperative, la compañía de taxis más grande de San Francisco con más de 530 vehículos en circulación, anunció hoy que se encuentra en proceso de declararse en bancarrota, algo que en realidad no sorprende, ya que la industria del transporte, particularmente en grandes ciudades como ésta, Nueva York y Chicago, ha tenido un fuerte impacto gracias a la entrada de servicios como Uber y Lyft.

Pamela Martinez, la directora general de la compañía atribuyó parte de los problemas financieros de su empresa a la pérdida de clientes, ganancias y conductores causada por la competencia, por lo que para pelear en el mimo mercado de ella, Yellow Cab Cooperative lanzó recientemente Yo Taxi, su propia aplicación para la solicitud de taxis por medio de un dispositivo móvil.

Sin embargo, el verdadero culpable de la bancarrota de la compañía fueron las constantes demandas impuestas a los choferes de la misma. Por ejemplo, el año pasado, un pasajero fue compensado con más de 8 millones de dólares; debido a que un jurado dictaminó que el conductor era un empleado y no un trabajador independiente, la compañía era responsable por el importe total, el cual era mucho mayor que el millón de dólares de su póliza de seguro.

Por otro lado, actualmente hay alrededor de 150 reclamaciones adicionales que en total suman 10 millones de dólares que Yellow Cab Cooperative tendría que pagar por daños y perjuicios.

A pesar de que sus competidores le han hecho la vida difícil a Yellow Cab Cooperative, ellos también están teniendo los mismos problemas que hundieron las finanzas de la empresa. Uber y Lyft pueden clasificar a sus trabajadores como independientes para minimizar la responsabilidad, pero esta táctica no siempre los protege de los costos legales.

Y es que cabe recordar que Uber tuvo que enfrentar un gran pleito legal en Año Nuevo de 2013, después de que uno de sus choferes atropellara a una familia en un crucero de San Francisco, cuyo saldo fue el fallecimiento de una niña de 6 años y graves heridas en el resto de los miembros. Después un año y medio, la compañía logró llegar a un acuerdo con la familia, cuyos términos se mantuvieron confidenciales.

Referencia: Wall Street Journal

Desde la Red…
Comentarios