Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Gracias a la miniaturización de la electrónica, muchos dispositivos que incluso caen en el rubro de “caseros” son posibles. Pensemos en los teléfonos celulares, por ejemplo, que además de poder comunicarnos con otras personas ya son agendas, asistentes personales, computadoras que se conectan a la red y hasta entran a las redes sociales. Todo en un pequeño dispositivo que cada vez pesa incluso menos.

Pues bien, en el frente de los dispositivos para ayudar a los que tienen una discapacidad, como por ejemplo el no poder ver, ha surgido el siguiente aparato que es un sonar literalmente, y permite al invidente saber qué objetos están en su alrededor con solamente apuntar con el aparato que se coloca en el brazo/mano del usuario.

El sistema se llama “Hand-Mounted Haptic Feedback Sonar Obstacle Avoidance Assitance Device”  y el proyecto en sí se denomina “Tacit“.  Los autores han decidido que no se molestarían en crear un acrónimo que sonara convincente. Lo que importa es su desarrollo. El aparato en cuestión mide la distancia de donde están los objetos y lo traduce a presión en la muñeca. Así, el dispositivo se coloca de tal manera que los sensores de presión los siente la muñeca. Puede hallar objetos que estén a 2 cms o hasta 3.5 metros. Tiene una respuesta casi inmediata (fracciones de segundos) y puede navegar con rapidez en medios ambientes complejos. El diseño se hizo precisamente para invidentes y débiles visuales en medios ambientes complejos por la cantidad de objetos que pueden tener. Aparentemente no se requiere de prácticamente tiempo para aprender a usarlo y de inmediato los usuarios de Tacit aprenden.

Lo más interesante de este asunto es que usted puede armar el dispositivo si se lo propone. Los autores dan toda la información, materiales, software, para poder crear su propio Tacit en casa. Desde luego, dicen ellos, es un primer prototipo público, y no es perfecto, pero trabaja y además, puede ser mucho mejor. Por ejemplo, podría hacerse de la mitad del tamaño actual y se podrían reemplazar las baterías actuales por unas recargables, que tuviesen un mecanismo sencillo para recargarlas, considerando que sería un ciego o débil visual que las cargaría, tal vez usando una conexión inalámbrica o vía magnetismo.

La primera versión (no pública) de Tacit usaba una banda en la cabeza. Vía sensores ultrasónicos y motores que vibraban dentro de la circunferencia de la banda, se tenía información del mundo exterior. Mientras más se acercaba uno a un objeto, los motores de vibración se movían más rápidamente. El problema es que la banda para la cabeza tenía un par de problemas fatales:

  • Los obstáculos más peligrosos no están a la altura de la cabeza.
  • Los motores de vibración se podrían convertir en una incomodidad si se vibran en la cabeza contínuamente.

Para colmo, casi había que disfrazarse como un “científico loco” para poder usar el dispositivo.

Así, en el diseño del nuevo prototipo, se halló que para el invidente, los sensores de estimulación no tienen por qué estar pegados a la cabeza. Eso es un prejuicio. Así, se decidió poner el dispositivo en la mano. He aquí un video que demuestra sus posibilidades:

El proyecto  usa un microprocesador Arduino y puede armarse de forma casera. Los componentes cuestan unos 65 dólares y evidentemente se requiere de cierta pericia en el momento de soldar, pero no es algo terriblemente complicado al final de cuentas.

La idea parece buena, pero más aún el hecho de haber puesto toda la información para que quien deseé, pueda hacerse de un dispositivo de esta naturaleza. Bienvenidos estos proyectos de software abierto.

Fuente: Grathio

Desde la Red…
Comentarios