Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Esta semana surgió una gran controversia con Uber, ya que la compañía de choferes privados anunció que había recortado los precios en 10% de su servicio UberX en Guadalajara, Monterrey, Puebla, Tijuana y Ciudad de México, lo que daría una razón más a los usuarios para salir de casa y usar más el servicio.

Esta es la segunda vez que sucede algo así, al menos en la Ciudad de México, pero por supuesto, hubo quien no estuvo de acuerdo con esta medida, por lo que varios choferes se mostraron inconformes, a pesar de que la empresa justifica la decisión con la teoría de una mayor demanda se traduce en más movimiento de gente, menos tiempo de espera y una mayor ganancia para los conductores.

Uber también afirma que la reducción de precio en el servicio llegó después de varios años de aprendizaje y pruebas que le han ayudado a fijar las tarifas para cada ciudad de la república en donde se encuentra presente su servicio y que también se determinan por las circunstancias económicas, por las diferentes regulaciones y las competencias de cada una.

Todo esto suena muy bien en primera instancia, pero existen otros motivos por los cuales algunos choferes de Uber están protestando por diferentes medios. Y es que al parecer, además de la reducción de la tarifa de UberX, la comisión que deben entregar los conductores a la compañía por cada viaje ahora subió de 20% a 25%. (para nuevos socios o choferes)

De hecho, en viajes UberPool, su nueva modalidad que comenzó a funcionar hace unos días en la que es posible compartir un vehículo entre varias personas para que el costo del viaje se distribuya entre los pasajeros, la comisión para Uber es ahora del 30%.

Este aumento en dichos porcentajes hace que el supuesto aumento en las ganancias por la disminución de las tarifas se vea descompensado. Además, es importante recordar que cada vez existen más vehículos de Uber circulando; tan sólo en la Ciudad de México hay 50,000 de ellos, lo que hace que cada vez sea más difícil encontrar pasajeros para los choferes, a pesar de que la adopción de la aplicación por parte de los usuarios también ha ido en crecimiento.

Es importante mencionar que esta disminución en los precios de Uber no es algo exclusivo de México, ya que en otros países como Estados Unidos o Francia también ha sucedido, en donde los conductores también decidieron manifestarse en contra. En el caso de nuestro país, éstos decidieron hacerlo al no trabajar durante periodos largos del día, aunque esto sólo benefició al resto de los choferes que sí estuvieron en la calle debido al alza de la tarifa dinámica por la falta de vehículos.

Muchos otros han abierto perfiles de Facebook para rechazar las nuevas medidas e incluso para organizar marchas. De hecho, según se puede ver en ellos, existen 8 choferes (Anyi  Gutiérrez, Marcos García, Fernando Espinosa, Fernando Martiñon, Felix Rosales, Juan Carlos Lopez, Ivan Mota y Christian Mathey) que quieren organizar el próximo viernes 22 de enero un paro nacional y una marcha pacífica a las oficinas de Uber para tener un diálogo con Rodrigo Arévalo, director general de la compañía en México, y que escuche sus inconformidades.

IMG-20160119-WA0007

Aún así, parece que la decisión ya está tomada y no quedará más que esperar a que los conductores se acostumbren a las nuevas tarifas para que puedan ajustar sus horarios y las zonas donde trabajan con respecto a ellas, ya que dependiendo del momento del día es cuando existen más solicitudes por parte de los usuarios.

También es importante mencionar que Uber incentiva a sus empleados con premios y bonos para mantenerlos animados y que sigan trabajando con el mismo esmero. De esta manera, puedan mantener una calificación muy alta, un factor que muchos usuarios toman en cuenta a la hora de solicitar un viaje a través de la aplicación.

Desde la Red…
Comentarios