Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

El mundo utiliza mucho papel y por ende se hacen esfuerzos por minimizar su uso. Curiosamente la “paperless office”, es decir, la oficina sin papel, sino que todo frente a una pantalla de computadora es meramente un sueño. Hoy en día quizás se gasta mucho papel de forma indiscriminada porque la gente escribe documentos y al imprimirlos, se da cuenta de un error y antes de ver si tiene más errores, manda una segunda, tercera y cuarta impresión. Así funcionamos los seres humanos y estos dispendios solamente pueden atacarse con educación, y eso lleva mucho tiempo, demasiado quizás.

Por ello, la opción es crear papel que de alguna manera sea inmediatamente reciclable o que se pueda usar de nuevo a la brevedad.  Con esto en mente, unos investigadores taiwaneses usan una especie de papel, que no es aún papel como lo conocemos, que usa una impresora térmica, como las que se usan en las máquinas de fax. Cuando no se requieren los mensajes escritos en este papel, se pueden borrar con solamente apretar un botón y de nuevo el papel especial está listo para ser usado, hasta unas 260 veces.

Los investigadores del Industrial Technology research Institute, de Taiwan, donde el papel fue desarrollado, dicen que es el reemplazo ideal para el papel en señales y posters, que hoy en día se producen por millones alrededor del mundo. “Pienso que el gran avance tecnológico fue la pantalla de computadora, que usualmente requiere electricidad para escribir en él, pero nuestra tecnología ha hecho posible que nos acerquemos a cómo usamos el papel normal“, dice John Chen, vicepresidente del Instituto y director general del Display Technology Center.Primero, no se requieren electrodos en un patrón determinado. Es muy delgado, suave y reescribible. Desde esta perspectiva, esto si es un verdadero e-papel“.

Lo que hace que este e-papel, llamado i2R, es el material que lo cubre, una capa plástica cubierta con un cristal líquido coléstrico, que es un tipo de estructura de cristal líquido similar a las moléculas del colesterol. El compuesto no requiere luz de fondo o por detrás para imprimir y puede producir diferentes colores.

Cuando se conecta a la electricidad, lo que se imprime en el papel puede ser borrado.  También puede borrarse el papel regresando por donde pasa la impresora térmica, la cual desde luego, está modificada para que ocurra este comportamiento.

Una hoja del e-papel (tamaño A4), el cual ya está en producción, cuesta aproximadamente 60 dólares taiwaneses, algo así como dos dólares norteamericanos. Los desarrolladores piensan que estará disponible al consumidor final en unos dos años.

El e-papel taiwanés tiene muchas virtudes. “Hasta ahora se puede borrar y reescribir 260 veces”, indicó Chen y agregó “en muchos casos, tales como en los boletos para el transporte o en gafetes de identificación, se podría evitar imprimir 259 veces la misma cosa. En términos del medio ambiente, esto parece tener sentido“.

Fuente: Reuters

Desde la Red…
Comentarios