Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Se dice que para mentir se necesita buena memoria… y con los avances tecnológicos se va a requerir además un sistema nervioso a prueba de todo. Vean porqué: un nuevo sistema visual, que consiste en una videocámara simple, puede detectar si mentimos al ver nuestros rostros. La videocámara tiene un sensor de alta resolución térmico, así como una serie de algoritmos de medición. Los investigadores asociados a este experimento dicen que podría ser usado como ayuda en los servicios de seguridad, por ejemplo, en los aeropuertos.

De acuerdo a los resultados que se han obtenido, el sistema puede distinguir entre verdad y mentira en cerca de un 66%, dice el profesor Hassan Ugail, líder del proyecto, de la Universidad de Bradford. El sistema, desarrollado por un equipo de las universidades de Bradford y Aberystwyth, con apoyo de la agencia de aduanas del Reino Unido, fue mostrado por primera vez en el Festival de Ciencia Británico, en Bradford.

Este nuevo enfoque, construído a partir de años de investigación, en donde se ha demostrado que todas las personas, de manera inconsciente, involuntaria, revelamos nuestras emociones con cambios sutiles en la expresión y en el flujo de sangre en nuestra piel. Las emociones, aparentemente, se registran en cómo movemos los ojos, cuando se dilatan las pupilas, cuando presionamos los labios un poco más o un poco menos, cuando movemos nuestra nariz, respiramos profundamente, tragamos, pestañeamos y por la asimetría del mismo rostro. Y estos son algunos de los signos visibles que se ven en la cámara. Vaya, incluso las pequeñas venas alrededor de nuestros ojos nos traicionan, y el sensor térmico registra esos cambios.

Cabe decir que los detectores de mentiras dependen del ya venerable polígrafo, ¡desarrollado en 1921!, el cual es un aparato mucho más invasivo, pues hay que conectar cables a la piel. En este dispositivo no hay invasión, no hay contacto físico con el sujeto a medir. “Hemos puesto en el mismo paquete todo el trabajo establecido en las expresiones, en los recientes desarrollos en imágenes térmicas, en técnicas para seguir imágenes y en nuestros nuevos algoritmos“, dice el profesor Ugail.

El sistema computarizado monitorea los pequeños cambios en las expresiones faciales. El equipo, sin embargo, solamente ha probado su detector de mentiras con voluntarios, por lo que en otras condiciones habría que analizar antes qué resultados son los que podría entregar. Se planea que a fin de año se use en un aeropuerto del Reino Unido, probablemente en conjunto con los oficiales de migración que conducen entrevistas de seguridad. Los algoritmos pueden entonces confrontarse con las conclusiones y veredictos de los oficiales. “En una situación de alto stress real, podríamos obtener un mayor grado de certeza en nuestros análisis“, hace notar Ugail, quien cree que eventualmente podrá detectar 90% de la gente que miente, lo cual es similar a los resultados del polígrafo. Por supuesto que llegar al 100% de precisión parece estar fuera de la realidad, indican los investigadores.

Fuente: BBC

Desde la Red…
Comentarios