inconspicuo-mode

El gigante de las ventanas ha patentado una tecnología que ha llamado “Modo inconspícuo”, el cual pone a un dispositivo móvil en un estado silencioso, como por ejemplo, cuando uno entra a una sala de cine y se apagan las luces para empezar la función. De esta manera, no molestará a otros que están viendo la película. La tecnología es interesante, como se describe en la patente cuyo autor es Jordan Naftolin, y que puede ser candidata a usarse en otras tecnologías móviles.

En este modo inconspícuo, el teléfono ajustará los niveles de audio y de la pantalla, basándose en la información que da el GPS y al menos, considerando un criterio ambiental. Esto significa que el teléfono podría obtener datos visuales o de audio, ya sea de la cámara o del micrófono para tomar una decisión sobre el estado en el que el dispositivo será puesto.

Por ejemplo, si el teléfono sabe que estamos en un teatro o cine (vía el GPS), y el dispositivo “ve” que se apagan las luces y se oscurece todo a su alrededor, podría ser un buen candidato para pasar al modo inconspícuo y ajustar los niveles del teléfono de acuerdo a esto. El resultado de cambiar los niveles de audio es evidente: el teléfono se callará y no se escuchará tono alguno. En términos de los niveles visuales, el brillo de la pantalla decrecerá pero un par de elementos podrán encenderse de pronto para indicar, por ejemplo, que se tienen un mensaje. Aparecerá un pequeño sobre en una esquina de la pantalla.

Sin duda la idea es buena, al menos en lo que se refiere a cuestiones sociales. A nadie le gusta tener que soportar cuando suena el teléfono de alguien más en el cine y además, que esa persona decide contestarlo. Con esta tecnología podría uno entrar al cine y olvidarse de estas dificultades pues el teléfono tomaría las acciones de acuerdo a los datos que va recibiendo. Podría tal vez usarse en las escuelas para que los alumnos no se distraigan viendo los mensajes que reciben en sus teléfonos a la mitad de la clase.

Hay sin embargo dudas sobre la potencia de esta tecnología. ¿Qué pasa si el teléfono está en la bolsa del saco? ¿cómo saber que estamos en un cine y ya se apagaron las luces? O peor aún, ¿qué pasaría si algún hacker puede poner remotamente los teléfonos a su alrededor en el modo inconspícuo sólo quizás para molestar?

Hay sin duda peros a esta idea, pero no cabe duda que esta patente podría convertirse en algo más importante socialmente, cuando las dificultades mencionadas sean eliminadas.

Referencias:

InfoWorld

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios