Muchas veces, cuando nos queremos dar de alta en un sitio web, por ejemplo, para abrir una cuenta de correo gratuita, nos hallamos que -después de poner toda la información que nos piden- hay que alimentar al sistema con un par de palabras que aparecen en general a modo de gráficas. A veces vienen las palabras torcidas o bien, con algunas manchas. La idea es que quien se dé de alta demuestre que es un ser humano y no un robot. Se trata a toda costa de evitar programas automatizados que saquen cuentas de correo falsas con algún propósito particular.

A esto le llaman CAPTCHAS y suele pasar que las palabras que se despliegan no se ven bien. En ocasiones hay un botón que nos lee las palabras en audio y así podemos entonces alimentarlas al sistema. Sin embargo, esto ya no parece tan seguro porque ya hay un programa Decaptcha, que reconoce letras y números cuando se le dicen de forma audible y entonces, ya esto no será prueba suficiente que estamos tratando con alguien que es un ser humano que quiere abrir una cuenta o darse de alta en alguna página. De nuevo, puede ser que se trate de un robot.

El nuevo sistema, decaptcha, ha demostrado trabajar en el 50% de los casos. sin embargo, a pesar de que aún no parece ser muy eficiente, los investigadores del tema piensan que el porcentaje de éxito es ya significativo y por ende, para ser usado por programas que dan de alta cuentas mecánicamente.

Con todo esto en mente, los investigadores buscan ahora mejorar sus algoritmos aprendiendo a ver qué es lo que les causa dificultades a las computadoras al reconocer estas palabras del CAPTCHA. Se ha hallado que a las computadoras no les gusta descifrar las palabras si el sonido de fondo no es estático o repetitivo, lo cual no parece ser un gran descubrimiento. Se encontró que los mejores resultados para evitar el reconocimiento se lograron con voces distorsionadas en el fondo, porque no es sólo ruido, sino ruido semántico, sonido con significado, para que se entienda, y  las computadoras parecen tener muchos problemas para distinguir el sonido de fondo contra el sonido que desean interpretar.

Ahora los nuevos CAPTCHAS tienen este tipo de ruido, con la intención de hacer difícil la identificación de las palabras por parte del software. Como sea, todo esto tiene un límite porque si se ponen CAPTCHAS que los seres humanos tampoco pueden discernir, entonces los sistemas no tendrán sentido que existan.

Fuente: Net Security

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios