devday-cesarialas

Microsoft organizó el Developers Day, una serie de conferencias que se llevarían a cabo a partir de las 8:30 am de este cinco de diciembre, hasta eso de las 2 de la tarde. La convocatoria de la empresa de las ventanas sin duda tuvo éxito pues se apersonaron unos 300 desarrolladores, la mayoría estudiantes de las carreras de ingeniería en software, quienes se vieron muy interesados en lo que Microsoft presentó.

Hubo una serie dee conferencias, de menos de una hora cada una, en donde se habló de las herramientas de software que tiene Microsoft para hacerle al usuario la vida sencilla, particularmente haciendo énfasis en el Visual Studio 2013, el cual ya han hecho de código abierto la parte de .NET. Curiosamente, quizás debido a que ahora Microsoft está cambiando notablemente después de la salida de Steven Ballmer, hay sin duda un interesante enfoque con respecto a innovar y ser más abiertos. A mí particularmente me llamaba la atención cuando alguno de los expositores decía: “el Microsoft de ahora no tiene nada que ver con el Microsoft del pasado”, queriendo hacernos ver que están conscientes que si no abren sus desarrollos tecnológicos más, tenderán a fracasar en el futuro. Desde luego que esto sigue la tendencia impulsada por el nuevo CEO de Microsoft y en ocasiones mi percepción personal era como que las pláticas eran un gran anuncio respecto a lo que Microsoft quiere hacer ahora.

La exposiciones que más me gustaron fueron las de Laura Frías con Omar Avilés, y la de Amín Espinoza. Laura (que a todo fue mi alumna, recientemente egresada de la licenciatura de ciencias de la computación de la UNAM), habló de Azure y de cómo hacer aplicaciones que usen la nube de Microsoft. Los ejemplos que presentó fueron interesantes pues mostró cómo hacer una tienda virtual en menos de lo que canta un gallo. Sin embargo, comparto la opinión de Daniel ‏(@alonsodan), que puso en Twitter: “De las cosas que nunca me han gustado de @Microsoft es que en sus demos, todo lo hacen ver fácil y rápido. #devdaymx . Cuando no lo es”. Y me parece que es cierto. A la hora de hacer uno las cosas se enfrentan problemas que jamás se observan en estas demos. Y que conste, no digo que Microsoft busque engañar, pero como en cualquier demostración, todo parece fácil y ya está pre-armado. Como sea, Frías y Avilés hicieron un buen trabajo mostrando las posibilidades de usar Azure.

Amín Espinoza, que conocí hace tiempo en las oficinas de Microsoft, mostró una fase más interesante de todo este conglomerado que es la tecnología. Habló de Arduino, que es una tarjeta de desarrollo de muy bajo costo, de software y hardware abierto, la cual usó en un simpático proyecto de prueba. Armó un carrito que se controla con el teléfono. De pronto hacen chocar a éste contra un obstáculo y el carrito, que tiene una serie de sensores conectados al Arduino, mandó un mensaje al teléfono indicando del siniestro. El teléfono entonces, automáticamente, vía una app, manda un mensaje a una supuesta agencia de seguros, en donde ya está avisada del problema y además, gracias a los chips especiales de GPS que incluyen, le envía a dicha agencia la posición de dónde ocurrió el accidente. Sí, fue una demostración, que les llevó, según comentó Amín, una semana (en donde me dijo, me quedé sin pines para ponerle más cosas al carrito), pero que demostró el potencial del Internet de las cosas, en donde el propio Microsoft está más que interesado en hacer sus propuestas.

devday-claudiaflores

Se habló además del sueño dorado de todo desarrollador, escribir una vez un programa y que éste pueda correr en cualquier plataforma. El sueño podría parecer cierto usando Xamarin, la empresa de Miguel de Icaza y Nat Friedman, quienes se han asociado a Microsoft para enriquecer el Visual Studio y gracias al plug in que incorporan, parece ser que escribir una app para iOS, Windows Phone o Android usando el mismo código, parece acercarse a la realidad. Los estimados del propio Microsoft es que -dependiendo de la plataforma que se quiera usar como la nativa- el hacer que corra en otras plataformas tiene más o menos una integraciónq que va del 84 al 88%, es decir, cada vez hay menos que modificar en las aplicaciones que se escriban para que éstas corran en otras plataformas.

El Developers Day se llevó a cabo en las Oficinas de Microsoft en la ciudad de México, por el rumbo de Santa Fe. Hubo refrigerios, refrescos, café y galletas. Al final del evento regalaron a los asistentes un souvenir, consistente en un kit de cultivo (haga crecer su propia plantita de tomate en casa) o bien un tarjetero con la figura de un monigote simpático. Fue una interesante experiencia en muchos sentidos. Microsoft sabe que uno de sus grandes valores, que debe promover, es el de los desarrolladores de software y el esfuerzo de hacer eso en México, para así captar a los interesados hacen ver que no se duermen en sus laureles. De hecho, la empresa tiene en Microsoft Student Program, que permite a los chavos interesados a sumarse a las filas de la empresa, incluso primero como posibles becarios, puede convertirse en un trabajo estable para este rubro de programadores jóvenes, que sin duda tienen ánimo y talento. En algún momento saldrá la comvocatoria para este programa, para que estén atentos los interesados.

 

___

(*) Fotos de César Islas y Claudia Flores, respectivamente.

Enlaces Patrocinados
Comentarios