linux

El 25 de agosto de 1991, Linus Torvalds escribió su famoso mensaje en el que anunciaría el proyecto Linux, diciendo que “era solamente un hobby y que no sería tan grande y profesional como GNU”. Pero Linux es ahora mucho más grande y profesional de lo que nunca imaginó Torvalds.

Linux da la infraestructura necesaria para una amplia porción de Internet, los centros de datos corporativos, los sitios web y por si fuera poco, es el sistema operativo que domina los teléfonos inteligentes: Android, así como muchas de las supercomputadoras más veloces que hay en el mundo.

Este éxito sobrepasa y por mucho el fracaso de Linux para sustituir a Windows o a Mac OS X. Sin embargo, de todas maneras tienen unos 10 millones de máquinas de escritorio y laptops que usan Linux.

Para ser un proyecto de voluntarios originalmente, se ha convertido en un esfuerzo de desarrolladores profesionales.

En la versión del 25 aniversario del reporte del desarrollo del kérnel de Linux, el cual fue liberado públicamente el día 22 de agosto, se anota que el volumen de contribuciones de desarrolladores sin paga ha declinado poco a poco por muchos años. Era el 14.6% en la versión del 2012 y 13.6% en la versión del 2013.

Para el 2014 se hablaba de 11.8% y en el período que cubre finalmente el reporte, la cifra ha caído al 7.7%. La razón de esto parece ser que los desarrolladores del kérnel no son fáciles de hallar, así que cualquiera que demuestre la capacidad de trabajar con este código probablemente no tenga problemas para encontrar trabajo.

Torvalds mismo es un empleado de la organización Linux Foundation, que no tiene fines de lucro, y que trabaja en el kérnel. Linux es lo suficientemente importante en muchas empresas grandes. Intel y RedHat lideran las contribuciones corporativas al kérnel desde diciembre del 2014 hasta julio del 2016.

Incluso si se asume que todos los contribuyentes al sistema no conocidos trabajan en su propio tiempo, más del 80% del desarrollo del kérnel está demostrado que está hecho por desarrolladores que se les paga por su trabajo, indica el reporte.

Pero más de 400 compañías hacen “cambios significativos”en el período que cubre el reporte. Y aunque los desarrolladores voluntarios están declinando, 2 mil 355 desarrolladores contribuyeron por primera vez, de un total de unos 5 mil programadores.

Hoy en día hay nueve versiones del kérnel, de acuerdo con el reporte, en donde una tercera parte de los desarrolladores contribuyen con un parche para cada nueva versión. Algunos programadores, sin embargo, ha hecho cientos de contribuciones desde el 2014.

Torvalds, curiosamente, no muestra la lista de desarrolladores senior que trabajan en el kérnel (incluyéndose a él), los cuales revisan cambios escritos por otros desarrolladores y aceptando los parches que correspondan de acuerdo a las tendencias.

Por ejemplo, ahora hay un enfoque mucho más serio sobre la seguridad, incluyendo soporte para las características de seguridad por hardware de Intel y ARM. Se trabaja pues en “hacer más duro el kérnel para prevenir ataques que tomen el sistema por sorpresa y exploten alguna vulnerabilidad presente”, dice el reporte.

El modelo de desarrollo se ha afinado con los años y el ciclo de liberación de un nuevo kérnel estable es muy predecible, saliendo una versión nueva cada 9 o 10 semanas. Pero la manera en como se etiquetan estos cambios, de la versión 3.19 a la 4.0 en abril del 2015 a ahora la 4.7, no es tan fácil de predecir, a menos que tu nombre sea Linus Torvalds.

“La salida del kérnel 4.0, que termina definitivamente con la serie 3.x, no fue indicativo de nada en particular más allá del hecho de que los números menores se hacían más grandes y Linus Torvalds se están quedando sin dedos para numerarlo apropiadamente”, indica el reporte.

“Cada nuevo kérnel tiene cambios significativos, por lo que el número de versión es algo que no es trascendente”.

Referencias: Ars Technica 

Enlaces Patrocinados
Comentarios