Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.


Desde hace muchos años sabemos que en la Luna la fuerza de gravedad es un sexto de la que tenemos en la Tierra. Sin embargo, ésta es una medida general. Ahora la NASA -después de cuarenta años de haber llegado a nuestro satélite natural- ha decidido mandar dos naves para que orbiten a la Luna y que midan la gravedad lunar mientras que recorren la misma órbita, como si una nave persiguiese a la otra.

La idea es crear el mapa de gravedad lunar más preciso posible. Con ello los científicos buscarán entender qué tipo de elementos puede haber bajo la superficie lunar, incluso hasta el núcleo. Además, podría ser de utilidad este estudio para los futuros exploradores en la Luna, ya sean humanos o mecánicos, para saber dónde podrían ser los mejores lugares para alunizar.

Las dos naves, casi idénticas, Grail-A y Grail-B, que son acrónimos de “Gravity Recovery and Interior Laboratory” (cómo les encantan los acrónimos a los estadounidenses), se lanzarán el jueves desde un cohete no tripulado. las naves tienen el tamaño de una máquina lavadora de ropa y una vez lanzadas,  se separarán y viajarán independientemente a la Luna, cuestión que podría llevar algo así tres o cuatro meses pues dichas naves llevan cada una un pequeño cohete Delta II, que dista de ser el poderoso Saturno V, que llevó a los astronautas hasta la Luna, a unos 386,242 kms en unos tres días.

Los gemelos Grail viajarán unos 3 millones de kms (la Luna se va moviendo y por ende el viaje no es en línea recta de la Tierra al satélite natural), considerando la velocidad de las naves. La misión costará solamente unos 496 millones de dólares.

De acuerdo a Maria Zuber, científica del planetario del MIT, y principal investigadora del proyecto Grail, “prácticamente todo humano que ha pisado la Tierra ha visto la Luna y la ha admirado“, y agrega: “la Luna ha jugado un rol central en la psique e imaginación de los humanos

Desde que empezó la era espacial, en 1957, 109 misiones han tenido como objetivo la Luna. 12 hombres han pisado su superficie en seis misiones y 382 kgs de rocas y tierra lunar se han traído a la Tierra (y aún siguen siendo analizadas).

Actualmente hay tres naves orbitando la Luna y haciendo observaciones científicas. Hay incluso planes para que en algún momento regresaran hombres a la Luna, aunque ahora se privilegian los asteroides y principalmente, Marte. Zuber dice que aún no se sabe todo sobre la Luna. Por ejemplo, su formación sigue siendo un misterio. Los hallazgos de los Grails podrían explicar su origen. Igualmente, el lado oscuro de la Luna sigue siendo también un misterio. “Usted podría pensar que después de haber mandado tantas misiones a la Luna, entenderíamos la diferencia entre las dos caras de la Luna, pero de hecho, no entendemos aún nada de esto“, dice la investigadora.

Investigaciones recientes sugieren que la Tierra pudo haber tenido una segunda luna, la cual chocó con la actual, produciendo una región montañosa. La misión Grail podría desentrañar esta teoría, dice Zuber.

La nave Grail-A llegará a la Luna a fin de año, seguida por la Grail-B que llegará para el primer día del 2012. Orbitarán alrededor de los polos lunares y eventualmente estarán dando círculos justamente a 54 kms de la superficie.

Por cerca de tres meses, las naves se perseguirán mutuamente alrededor de la Luna, volando en formación meticulosamente. La distancia de ambas naves oscilará de entre 64 kms a 255 kms. Las señales de radio entre ambas naves les dará la posición exacta, incluso en el lado oscuro de la Luna.

Los científicos podrán medir la variación ínfima que exista entre las dos naves, cada segundo. Esto podría indicar masas que se habrían desplazado bajo o en la superficie lunar: montañas en algunos lugares, tubos de lava gigantescos y cráteres en otros sitios.

Se sabe que la Luna tiene el campo gravitacional menos parejo en el sistema solar, según la NASA. “Hemos medido el cambio de velocidad entre ambas naves hasta una fracción de décima de micrón por segundo. Es una medida extremadamente precisa que tenía que ser hecha“, dice Zuber. Una décima de un micrón es como la mitad de un glóbulo rojo del cuerpo humano.

La misión terminará a finales de la primavera. Grail-A y Grail-B estarán entonces a 16 kms de la superficie lunar y si no hay cambio de planes, chocarán contra el satélite.

Cada nave contiene un instrumento científico, para mandar y recibir mutuamente señales de radio entre ambas, así como un sistema de video digital llamado MoonKAM, para que pueda ser usado por estudiantes de preparatoria en todo el mundo. Sally Ride, la primera mujer en el espacio, por parte de los norteamericanos, y su compañía de educación de la ciencia en san Diego, está lidereando este importante esfuerzo visual fotográfico. Se ha denominado como “ojos en la Luna para los estudiantes de la Tierra“.

Esta es la segunda misión robótica de la NASA desde que terminó el programa del taxi espacial en julio pasado. Una nave llamada Juno estudiará Júpiter y fue lanzada el 5 de agosto.

Las autoridades de la NASA estarían complacidas si las naves Grail generan incluso una porción del inmenso interés que ocurrió cuando se lanzó Juno. Jim Green, director de la NASA ha dicho que “estamos simplemente felices de la forma en la que el país ha respondido a estas emocionantes misiones”.

Fuente: SMH

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios