Google estaría desarrollando un servicio de compartición de viajes que competiría directamente con Uber y compañías similares. El sitio The Wall Street Journal reporta que ambas empresas se separarían para ser rivales.

Este servicio de Google, que estaría disponible por medio de la aplicación de la compañía, Waze, esencialmente trabajaría como una plataforma parecida a UberPool, que junta a diferentes pasajeros que van a la misma dirección para dividir la tarifa.

Se dice que la empresa ha estado probando el servicio en una escala pequeña, pero al parecer ya está lista para expandirla a lo largo de todo San Francisco.

A diferencia de Uber y su rival más cercano, Lyft, Google aún no se llevaría una tajada de las tarifas de los conductores. Esto significa que no ganará dinero al corto plazo, pero gracias al negocio de la publicidad lucrativa de Google, éste no sería un problema inmediato. Por su parte, Uber está gastando bastante en los subsidios y recompensas a los conductores y pasajeros.

Las tarifas del servicio, por su parte, se dice que serán modestas, por lo que podrían atraer a varios pasajeros de Uber, pero es poco probable que suceda lo mismo con los conductores profesionales para que se cambien de servicio.

Lo que sí es un hecho, es que este movimiento de Google marcaría otra arruga en la relación cada vez más tensa entre él mismo y Uber. Las empresas tienen vínculos que se remontan a 2013, cuando el brazo de capital de riesgo del gigante de las búsquedas invirtió 258 millones de dólares en la puesta en marcha de la startup.

Con esa inversión también llegó el director de asuntos legales de Google, David Drummond, que tomó un asiento en la junta directiva de Uber. Sin embargo, dejó el cargo hace varias semanas en medio de la creciente competencia entre las dos empresas.

A inicios de este mes, Uber reveló un ambicioso programa piloto sin conductor en Pittsburg que comenzará a funcionar a finales de este año, mientras que Google continúa desarrollando vehículos autónomos por su cuenta.

Esta situación ha dejado a las dos compañías en una posición incómoda. Aún así, ambas se retarán entre sí para dar forma al futuro del transporte y la logística, campos lucrativos que mantienen la promesa de grandes riquezas para el que resulte vencedor.

Esta batalla apenas es el comienzo, pero a diferencia de la que existe entre Apple y Google por ofrecer el mejor sistema operativo de smartphones, ésta promete dar unos resultados bastante interesantes.

Referencias: The Wall Street Journal, TechCrunch

Enlaces Patrocinados
Comentarios