Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Hace un par de años empezaron a salir las impresoras tridimensionales caseras, es decir, que estuviesen al alcance de los bolsillos de los usuarios comunes, normales, no los especializados. Porque sí, las impresoras 3D existen desde antes que MakerBot, por ejemplo, decidiera hacer una impresora 3D para el aficionado a la electrónica, en donde finalmente, tenía que armar el juguete para poder hacer impresiones tridimensionales en el escritorio de su casa, a bajo costo.

Sin embargo, la tecnología no parece detenerse y el siguiente paso es hacer el proceso inverso, es decir, poder escanear no sólo documentos 2D, sino objetos en tres dimensiones, de tal manera que el resultado pueda pasarse a la computadora y con un programa de manejo de imágenes tridimensionales, podamos después, si así lo necesitamos, hacer una impresión de la pieza escaneada, duplicándo el original sin siquiera haberlo tocado. Esto es lo que precisamente hace un escáner 3D y aunque el precio aún está por encima de las posibilidades de muchos de nosotros, es claro que con el tiempo costarán menos y entonces tendremos una posibilidad más de interactuar con el mundo real, el mundo que es en tres dimensiones (más la dimensión temporal, el tiempo).

Todo esto viene a cuento porque acabo de ver el escáner NextEngine 3D, que captura los objetos en color incluso, con precisión laser. La tecnología de esta empresa ya está en más de 80 países y es probable que esto sea por la problemática que resuelve.

NextEngine vende este escáner en una caja, que es todo lo que se necesita para digitalizar modelos 3D. Los fabricantes  también hacen el software que ayuda a manipular las imágenes escaneadas: ScanStudio HD, el cual puede exportar a STL, OBJ, VRML y otros formatos.

La salida de los modelos 3D puede usarse con programas como SolidWorks, 3ds Max, ZBrush, Rhino, Mathematica entre otros. Se puede usar con el ScanStudio CAD Tools, el cual puede hacer archivos de superficies muy rápidamente o bien, usar Rapidworks, para construir archivos sólidos. El resultado de esto puede imprimirse en precisamente estas impresoras 3D, como Dimension, 3D Systems, zCorp, Objet, entre la enorme cantidad de estos dispositivos que hay en el mercado. Dicho de otra manera, la salida puede pasarse a cualquier máquina de control numérico para así hacer la impresión tridimensional.

Los costos de los productos de Nextengine son estos: 2995 dólares por el escáner. Una unidad de discos múltiples, MultiDrive, cuesta 995 dólares. El ScanStudio HD (versión estándar) viene con el hardware. Sin embargo, el software HD Pro cuesta 995 dólares, así como las CAD Tools, que tienen el mismo costo. También se tiene RapidWorks, que cuesta 2995 dólares y QA-Scan, que vale 1995 dólares. No son por el momento quizás lo suficientemente baratos para las mayorías, pero paciencia. Cuestión de tiempo, creo.

Sin duda que poco a poco la tecnología especializada se va acercando al consumidor final. Éste es quizás uno de esos dispositivos más finos en el mercado, pero desde luego, hay otras opciones menos costosas, aunque probablemente, menos versátiles. Cuestión de ponderar qué queremos hacer con un escáner de esta naturaleza

En el siguiente video se ve al locutor norteamericano Jay Leno, un apasionado de los autos antiguos, usando el NextEngine escáner 3D para crear piezas de sus automóviles que simplemente ya no se pueden conseguir.

Referencias:

NextEngine 

 

 

Desde la Red…
Comentarios