Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Los robots con forma humana parecen estar en nuestro futuro para las próximas décadas. Sin embargo, ¿cómo será la forma de interacción con nuestros acompañantes robóticos? Tal vez la respuesta esté en dotarlos de “emociones“, no como en el caso del robot japonés ASIMO, que no tiene ningún gesto, su rostro es una máscara simplemente. Por ello, unos investigadores polacos, de la Universidad Wroclaw de Tecnología han desarrollado EMYS (EMotive headY System), un robot parecido a una tortuga, cuya cabeza intenta imitar las emociones humanas usando un arreglo básico de expresiones faciales.

EMYS puede mover su cabeza, sus ojos y sus párpados, para mostrar un rango interesante de emociones, incluyendo felicidad, tristeza y sorpresa. Tres discos cilíndricos son los que forman su cabeza, y dos esferas son como sus ojos. Los discos de arriba y abajo se pueden mover mientras que el de en medio está fijo para dar soporte a toda la estructura. Localizado en el disco de la mitad se encuentran los ojos, con sus respectivos párpados, los cuales pueden rotar incluso. Las diferentes maneras de mover estos elementos generan la ilusión de las emociones. Por ejemplo, para mostrar un diferente nivel de felicidad, los movimientos son más o menos intensos. El esqueleto está hecho de aluminio y su cuerpo de un plástico resistente al calor. Se está planeando montar EMYS es una plataforma autobalanceable con dos ruedas, llamada FLASH.

EMYS se controla a través de una PC mandando señales a varios servomecanismos internos y motores, para sus sistemas de visión y sonido. Su entrada más importante de información del mundo exterior es su sistema de visión. Dentro del disco del medio se encuentra una Quikcam de Logitech de tipo esférico. El sistema puede desempeñar detección de rostros y puede “saber” si una persona es nueva o ya ha estado antes frente a EMYS.

En un experimento de identificación de emociones, llevada a cabo con un grupo de prueba de adultos, a EMYS se le pidió que  mostrara emociones de felicidad, tristeza, sorpresa, enojo, etc., así como una emoción “neutra“. Niños y estudiantes identificaron las configuraciones de sorpresa, disgusto, neutral, etc., siendo la más identificable la de la felicidad.

EMYS está diseñado y construído como parte del proyecto: Living With Robotic and Interactive Companions (LIREC) (Viviendo con Robots y companías interactivas), que explora cómo vivimos con los acompañantes interactivos digitales, así como desarrollamos la habilidad de los dispositivos de leer y mostrar sus propias “emociones“.

Fuente: GizMag

Desde la Red…
Comentarios