Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Está claro que la industria del cómputo ha madurado lo suficiente. Tenemos una serie de dispositivos para introducir información, desde el teclado hasta el ratón, pasando por el touchpad y la pluma electrónica.

Cada uno de ellos sirve para tareas específicas. Por ejemplo, la pluma (o stylus) electrónica bien puede ser más útil para quien es diseñador gráfico o dibujante.

Por otra parte, con la llegada de las pantallas táctiles, las interfaces se abrieron a nueva ideas, como por ejemplo, dejar el teclado físico y poner uno “virtual”. Aparte de esto, nacieron los textos gestuales con los dedos, que al usarlos sobre una pantalla multitáctil podíamos abrir o cerrar aplicaciones, hacer más grande o chica una imagen, tomar un objeto de la pantalla y moverlo a otra parte de la misma, etcétera.

Las empresas de tecnología se van acomodando a los nuevos desarrollos y es ahora Microsoft la que ya tiene una versión interna de Windows 10, (versión 14946), que tiene una nueva interfaz para configurar los gestos en un touchpad.

En estos últimos meses, Microsoft ha mejorado su detección de gestos de dos dedos y de hacer clic sobre la pantalla táctil. Ahora incluso ha añadido hasta gestos hechos con cuatro dedos. La idea es que esto se pueda hacer tanto en la pantalla como en un touchpad.

Estos cambios probablemente se irán incorporando a los nuevos usuarios eventualmente, pero hay algunas críticas al respecto, partiendo del hecho de que Microsoft no está cumpliendo con las especificaciones de los touchpad de precisión.

Los touchpad de precisión hicieron su debut en Windows 8. Fueron desarrollados entre Microsoft y Synapsis, una compañía, que hace este tipo de dispositivos. Tradicionalmente, los touchpad se enmascaraban como si fuesen ratones conectados a través de interfaces USB, los cuales eran de dos dimensiones y de una entrada de información simple.

Las características de los gestos y lo multitáctil normalmente se manejaban a través de una combinación del firmware del dispositivo y de drivers propietarios. Esto significaba que Windows por sí mismo no tenía la capacidad de añadir nuevos gestos o bien, refinar los algoritmos en la detección de dedos.

En un touchpad de precisión, la entrada de información hacia Windows es manejada por el sistema operativo el cual elige cómo manejar los datos de las entradas hechos con los dedos. Los gestos, quitar la ambigüedad de los mismos, son ahora responsabilidad de Windows, no de un manejador de un fabricante.

Por todo lo dicho, quizá sea necesario el cambio de los touchpad tradicionales por estos nuevos de precisión, que sin duda van a hacer que el trabajo de los usuarios sea más ágil y simplifique la manera de introducir datos en la computadora.

Llegará con el tiempo y seguramente al principio será más costoso para el usuario final, pero a la larga este será el camino para llegar a la interfaz ideal, sino es que perfecta.

Referencia: SlashDot 

Participa en nuestra encuesta:
Desde la Red…
Comentarios