Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

blog00
Hace unos años me inicié en la tecnología de los blogs. Esto es, los diarios electrónicos públicos, los cuales pueden ser leídos como páginas web en la red Internet. La idea sonaba interesante y me da la impresión que tuvo una buena acogida por parte de muchos usuarios de Internet en el mundo, aunque no es la tendencia en boga dentro de la red de redes. Sin embargo, de alguna manera estos sistemas permiten a los correspondientes escritores plasmar sus ideas y compartirlas con los demás. Como la red mundial finalmente une a millones de internautas, quizás nunca sepamos que alguien en Australia nos lee, o bien, que nosotros leemos a quien vive en Boston o París. La realidad es que los blogs permiten darle voz a mucha gente común y corriente, que quizás vive su vida normal, cotidiana, como un ciudadano más, pero que de alguna forma lo que le pasa es importante, al menos para esa persona.

Por ejemplo, he aquí un fragmento de un blog de una española, Ezobeida, a la cual no conozco, pero que sé de ella por su blog y porque es amiga de mi amiga Sumika: “Sumi está semi sentada en la cama, semi tumbada, fumando un cigarro con los pies en alto. […]. Las dos sabemos que en unos minutos la acompañaré abajo, y se irá por la puerta. Y así hacemos. Vamos bajando las escaleras. La miro por detrás, con su pelo tan liso y tan negro. Llegamos al umbral. La abrazo. Me hubiese quedado así horas, para no correr el riesgo de no volver a escuchar la locuacidad de sus palabras y el genio de sus sonrisa japomejicana. Ella no llora, como un samurai bien entrenado, y mamá Elena llora un poco, como buena gitana. Se va con el zurrón a cuestas, Caledonian Road abajo, y con todas aquellas bolsas llenas de regalos: los lápices, las cartulinas, una pluma azul, los cartones encontrados en la basura del local de kebabs, una caja, un cuaderno, una goma de borrar gastada. La puerta se cierra. Un pedazo del alma es absorbido por el portazo, como una gigantesca aspiradora. Y en su lugar, un pozo negro, oscuro como el fondo de una taza de café del Nero después de alguna de nuestras charlas“.

¿Qué le pide este fragmento a cualquier escritor consagrado? En mi opinión, nada. Pero si aún no les parece suficiente, vean lo que puso la Mancha un muy buen amigo que tiene el defecto de aparecer y desaparecer por temporadas, pero que en el fondo siempre está presente: “Ya en la intimidad de unos cuantos, charlamos sobre esas cosas que en público nadie menciona, como el sabor favorito de yogúr y cuantas veces al día decimos “peculiar”. Cosas que quizá debería de callar, pero de eso se tratan los Blogs, de soltar toda la sopa de lo que uno piensa y siente. El mío es el de limón, pero como raras veces lo encuentro, consumo el de durazno. Hoy sólo he dicho peculiar una vez, bueno dos”.

Desde luego que no solamente hay blogs para literatos, sino que realmente se puede poner de todo. Por ejemplo, el maestro FIDE (ajedrez) Marcelo Jorquera, hace una reflexión sobre el match entre Kaspárov y Deep Blue (IBM) cuando el excampeón del mundo derrotaba a la máquina de ajedrez de IBM. Y dice: “La alegría se extiende por todos lados. La humanidad se siente a salvo nuevamente, ya que el hombre ha demostrado que aún su ingenio es superior a los cerebros de silicio. Pese a que este match recién comienza, pocos apuestan ya por la derrota del campeón mundial“, o el del Miguel de Icaza, uno de nuestros valores en la computación, el cual ha traspasado las fronteras y su alto nivel y reputación lo colocan en alta estima en el competidísimo mundo del software, en donde trata temas tan disímbolos como son las mejoras en Xamarin, la política de Obama o los avances de “Mono” (software para Linux).

Los blogs no sólo permiten la introducción de texto. Algunos dan la posibilidad de poner archivos de imágenes, sonidos, ligas a otras páginas, etc. Blogspot es uno de los mejores y si le interesa empezar a escribir su propio diario público, pueden entrar a www.blogger.com y abrir su propio espacio, de manera totalmente gratuita.

Considérelo. Finalmente es un ejercicio de redacción y eso lo hará expresarse mejor, asunto de cada vez más importancia en un mundo en el que nos estamos comunicando cada vez, con más frecuencia, a través de Internet.

Desde la Red…
Comentarios