Por muchos años se han visto prototipos y conceptos acerca de dispositivos para poder ayudar a quien no ve o quien califica legalmente como débil visual. El último ejemplo de esto viene de la Universidad Hebrea, el bastón virtual, que quizás pudiese convertirse en un producto comercial. Es un dispositivo que usa un tipo de sonar para reconocer objetos físicos hasta una distancia de 10 metros desde la posición de quien lo usa. Emite rayos invisibles a los objetos y calcula qué tan lejos están siguiendo el principio del sonar. La información se calcula a partir de una serie de vibraciones, que varían en intensidad, dependiendo de la distancia.

El Dr. Amid Amedi, del Instituto para la Investigación Médica Israel-Canadá (IMRIC), es la cabeza del equipo detrás del bastón virtual el cual fue demostrado el mes pasado en Jerusalem. El dispositivo está diseñado para permitirle a una persona ciega valorar dónde están los objetos físicos en derredor suyo (incluso en tamaño y altura), escaneando constantemente el ambiente, al igual que hace un murciélago o un delfín. Integra además una función que reconoce rostros y distingue entre caras sonrientes o tristes, y podría ser usado para investigación en la organización cerebral de los invidentes.

De acuerdo a los investigadores, el bastón virtual puede reemplazar o “aumentar la funcionalidad de lo que hace un bastón tradicional” y el uso del dispositivo es “altamente intuitivo y puede aprenderse en un par de minutos”. Es muy ligero y tiene batería hasta por 12 horas. Se  presentó este nuevo bastón como un prototipo, pero se asume que podría ser un producto comercial a través de Yissum, la compañía de desarrollo e investigación de la Universidad, quien ya ha pedido una patente por el invento y ahora busca socios de negocios. El Dr. Amedi estima que el dispositivo podría costar unos 100 dólares apenas.

Fuente: Fast Company

Enlaces Patrocinados
Comentarios