Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

En la constante lucha entre las dos compañías informáticas más influyentes de la industria, Apple decidió desterrar definitivamente la app de localización GPS de Google en favor de un servicio similar doméstico. Las razones no son más que una venganza iniciada por el fallecido Steve Jobs al sentirse traicionado por una compañía que él alguna vez trató como aliada inseparable. ¿Qué tanto escalará este conflicto?

En un principio, los dispositivos iOS contaban con la aplicación de Google desde la fábrica. Ahora, en un anuncio hecho por el actual CEO de Apple, Tim Cook, esta decisión fue revocada en favor de la red social de Mark Zuckerberg. Las razones dadas de manera oficial fueron que esto facilitaría la comunicación entre los mapas y la red social. No obstante, muchos de nosotros sospechamos las verdaderas razones para esta ruptura.

Un movimiento así excluirá a los dispositivos fabricados por Apple de la creciente influencia de la red social Google+. En lugar de la solución de Google para posicionarse globalmente, la compañía fundada por Steve Jobs optará por un servicio diseñado por ellos mismos. Esta alternativa llegará en los primeros dispositivos cargados con iOS 6, próximo a lanzarse este otoño. Los que deseen continuar con el servicio de Google, podrán hacerlo siempre y cuando encuentren la aplicación en la App Store.

La ruptura entre ambas compañías inició en 2008, cuando Google lanzó la competencia directa del iOS, el Sistema Operativo Android, iniciando una dura batalla por decrecer el dominio de los dispositivos móviles de Apple. Al momento de este anuncio, Steve Jobs, quien un año antes había aparecido en escena con el CEO de Google, Eric Schmidt, para anunciar la efímera alianza entre ambas compañías, sintió que se le había traicionado, por lo que inició una campaña para eliminar todo rastro de Google de los sistemas iOS.

Antes de morir, Jobs mencionó a su biógrafo que el anuncio de Android representaba para un “gran robo” para su compañía y por lo tanto, se veía obligado a declarar una “Guerra Termonuclear” contra su antiguo aliado de negocios.

¿Recuerdan alguna vez el problema que tuvieron Steve Jobs con el fundador de Microsoft, Bill Gates, y cómo el primero culpó al segundo por haberle robado las ideas del concepto de la interfaz gráfica y los iconos de acceso? El conflicto continúa. Ahora le toca a Google enviar otro ataque contra la compañía de la manzana. ¿Qué sucederá? La industria de la informática aún tiene intrigas muy interesantes que vale la pena contar.

Referencias: Yahoo, Mashable The Verge

Desde la Red…
Comentarios