Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Phil Rogers AMD

En la primera plática magistral de la Conferencia AMD Fusion (AMDF) 2012 aparecieron Lisa Su (AMD), Tom Malloy (Adobe) y Phil Rogers (AMD/HSA), quienes bosquejaron parte del futuro en lo que se refiere a hardware y herramientas de software, hablando específicamente de esta nueva ola de procesadores gráficos (GPUs), procesadores tradicionales (CPUs) y los procesadores acelerados (APUs), que en realidad es un híbrido de las dos anteriores.

Partimos, cabe decirlo, desde la base de AMD y el camino que quieren abrir en términos tecnológicos. Actualmente estamos viviendo el desarrollo de procesadores con más de un núcleo, asunto que parece ser muy importante en lo que se refiere a dispositivos móviles, pues permitiría hacer crecer el poder de cómputo incluso en los teléfonos inteligentes a grados insospechados. Sin embargo, también hay una bifurcación importante, los GPUs, que son procesadores gráficos y que ya casi todos pueden procesar la memoria de video con técnicas de procesamiento en paralelo. Por ello, la adición de los APUs abre un universo de posibilidades, particularmente en las áreas biométricas o de necesidad de procesar cantidades masivas de información de la anera más rápida posible.

Tom Malloy, de Adobe, quien en los años 80 y 90 trabajó en portar Illustrator a la PC, se adhiere a la causa de los nuevos procesadores gráficos y para ello nos mostró dos interesantes ejemplos: uno en Photoshop CS6, que gracias al poder de procesamiento en paralelo de las GPUs logra una galería de efectos gráficos, particularmente en lo que se refiere a los filtros blur, es decir, aquellos filtros que desenfocan una imagen con diversas técnicas (algoritmos deconvolución y Laplacianos para ser exactos). Las demostraciones son espectaculares en términos de rendimiento del sistema y la facilidad de uso.

Sin embargo, más impresionante —en mi opinión— resultó la demostración de paralelismo en procesos de Adobe Premier, que es la aplicación de Adobe para editar videos de forma no lineal. Se mostró un video al cual se le cambiaba en tiempo real la cantidad de rojo, verde y azul. Esto se hace cuadro por cuadro, pero con las técnicas de paralelismo usadas, el cambio se produce en tiempo real. Aquí Malloy entonces hizo una indicación importante que no hay que olvidar: “No basta con que sea muy rápido, sino que estas técnicas nos permitirán incluso cambiar la manera que trabajamos en estos campos”.

Después de esto, apareció Phil Rogers, el cual levantó aplausos cuando se presentó así: “Hola a todos, les habla un programador”. Rogers tuvo la mayoría del tiempo y habló entonces largo y tendido sobre la computación heterogénea, la cual permite trabajar con técnicas de paralelismo si es el caso. Mencionó que en este nuevo paradigma AMD está abriendo brecha utilizando OpenCL (una biblioteca para procesamiento en paralelo, apoyada por Apple), y ayudándose de herramientas para desarrolladores creadas por la propia AMD.

Rogers habló de arquitecturas abiertas, indicando que finalmente este es criterio en el que todos ganan, pues inclusive la academia puede desarrollar proyectos sin necesidad de tener que casarse con una tecnología propietaria. La idea del código abierto y las ventajas que ofrece el mismo no son evidentemente despreciables y Rogers como programador lo sabe. Antes de terminar su participación invitó a algunos jerarcas de la industria a los que se han comprometido con la fundación HSA (Heterogeneous Systems Architecture), encargada de aglutinar los esfuerzos y trabajos de este paradigma, la cual él preside en estos momentos. Entre los que colaboran con ella se encuentran empresas como ARM, la cual suscribe la idea de que en el futuro próximo habrá grandes cambios y se podrán manejar una cantidad de datos que actualmente simplemente nos parece imposible.

Fue una interesante sesión en donde se planteó el futuro de mucho del software que usamos. Si hubiese que decir de qué trato esta plática en una sola palabra, habría que decir: paralelismo. Así pues, el supercómputo será para todos.

Referencia: Blog AMD

Desde la Red…
Comentarios