El juez federal John Coughenour ordenó a Amazon que reembolse el dinero a los padres cuyos hijos no autorizados realizaron compras de juegos a través de su aplicación. Por esta razón, el gigante de ventas por Internet tendrá que alertar a los padres y devolver todo el dinero a partir de 2017.

El motivo de esta orden federal se debe a que Amazon no advirtió a los padres que algunos de los juegos gratis permitían a los niños hacer compras dentro de la aplicación. Por consecuente, las reacciones de los padres fueron sorpresivas al momento de ver que sus facturas aumentaron anormalmente.

La Comisión Federal de Comercio estimó que Amazon se benefició de los niños con un aproximado de 86 millones de dólares, por lo que un regulador de Estados Unidos propuso un pago de suma global de 26.5 millones durante el transcurso del siguiente año. Sin embargo, el juez federal declinó dicha propuesta.

Por otra parte, Amazon en sus intentos desesperados, también solicitó reembolsar a los padres de familia mediante tarjetas de regalo, pero tampoco fue una buena opción para el juez John Coughenour, pues la premisa principal es que la compañía debería ser más responsable para pagar por daños y perjuicios.

El juez federal mencionó que este enfoque eliminará la incertidumbre en cuanto a la baja seguridad que brinda plataforma de Amazon.

En Amazon es muy sencillo que los niños creen cuentas e inviertan dinero en ellas. Juegos como Pet Shop Story y Ice Age Village fueron los principales protagonistas de los cargos no autorizados.

La Comisión Federal de Comercio ya había presentado casos similares en contra de Apple y Google. Por esta razón, ambas empresas mejoraron sus controles de seguridad para no acentuar cargos no autorizados.

Además de que Amazon devuelva el dinero a los padres, también habría que ver de qué manera cambiará el orden de seguridad.

Referencias: Reuters, The Verge

Enlaces Patrocinados
Comentarios