La guerra en el mundo de los libros está poniéndose cada vez más caliente. Por una parte, Amazon ha desarrollado un nuevo Kindle, el modelo Fire- que cada vez parece más ser una tablet y ahora está lanzando su primer programa de préstamo de libros que solamente estará accesible a los dispositivos Kindle y Kindle Fire, quienes también deberán estar suscritos al programa Amazon Prime (que cuesta unos 79 dólares por año).

Sin embargo, algunas editoriales no están nada contentas con esta idea. El programa estará limitada, al menos en un inicio, a lo que está disponible para prestar. Amazon ofrecerá unos 5,000 títulos en la biblioteca, incluyendo más de 100 de los bestseller actuales y del pasado, tales como el éxito de Stephen R. Covey “Los 7 hábitos de las personas atlamente efectivas“.

Ninguna de las más seis grandes editoriales en los Estados Unidos está participando en esta iniciativa de Amazon. Mucha gente en el mundo editorial están preocupados porque este programa de préstamos podría dañar futuras ventas de sus títulos antiguos o dañar a otras librerías que venden dichos volúmenes.

Más aún, Amazon restringe el préstamo a un título a la vez y a uno por mes. Los que piden libros prestados pueden tenerlo por todo el tiempo que quieran, pero cuando deciden pedir un nuevo libro, el anterior desaparece automáticamente de sus dispositivos.

El nuevo programa llamado “Kindle Owners’ Lending Library“, no puede ser accedida vía apps en otros dispositivos, lo cual significa que no funcionará en el iPad o iPhone, aunque incluso, puedan leer libros Kindle en esos dispositivos. La restricción pretende simplemente incrementar las ventas del Kindle, dijo Amazon.

El programa que empezó ayer jueves, sale antes de que Amazon empiece a entregar la Kindle Fire a los que la compraron de forma adelantada (saldrá oficialmente el 15 de noviembre). Esta es sin duda la propuesta de Amazon contra el iPad. Por otra parte, Amazon busca que la gente empiece a incorporarse a su programa “Amazon Prime“, con un costo -como ya se dijo- de 79 dólares anuales. Originalmente este programa empezó como una oferta para beneficiar en los costos de los envíos a quienes compraban frecuentemente libros en Amazon. Sin embargo, se anadió una característica de video streaming, que permite ver unas 13,000 películas y shows de TV directamente.

Por otra parte, los libros electrónicos de Amazon han entrado desde septiembre en las tiendas de libros en los Estados Unidos y parece que el impacto ha sido significativo.  En el sistema público de bibliotecas de Seattle, por ejemplo, el préstamo de libros electrónicos llegó a un 32% después de que los libros en formato Kindle estuvieron disponibles, y parece tener un ascenso mensual de 10 a 15 por ciento.

Con respecto a los libros en calidad de préstamo, Russell Grandinetti, vicepresidente para los contenidos en Kindle, dijo que “la vasta mayoría de las editoriales participantes reciben una cuota fija por sus títulos, mientras que a un grupo limitado se le paga una cantidad por cada título que se presta. En esos términos estamos tratando cada libro que se presta como una venta“, dijo.

Y a pesar de que hay preocupación de las grandes editoriales con respecto al impacto potencial en las ventas de libros debido a este programa, hay cosas positivoas. De acuerdo a Arthur Klebanoff, jefe ejecutivo de RosettaBooks LLC, el editor de libros electrónicos que hizo posible que el título del Sr. Covey estuviese bajo una cuota fija, mencionó que estuvo de acuerdo con esto porque cree que este programa puede impulsar las ventas de otros trabajos del Sr. Covey. “Me atrae la promoción/visibilidad que pueda incrementarse en los títulos participantes“. El Sr. Klebanoff dice que ha puesto en el programa de Amazon unos 200 títulos disponibles.

Fuente:  Wall Street Journal

Participa en nuestra encuesta:
Enlaces Patrocinados
Comentarios