Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Como muchos de ustedes sabrán, Airbnb funciona para que la sociedad tenga la posibilidad de publicar, encontrar y reservar viviendas privadas. La compañía ha logrado un gran alcance, pues actualmente cubre aproximadamente 2 millones de propiedades a nivel mundial. Tan sólo del año 2008 al 2012, Airbnb realizó 10 millones de reservas.

Airbnb es ideal para que los viajeros puedan crear una cuenta gratuita con el fin de publicar anuncios o reservar cualquier tipo de alojamiento o refugio, según sus intereses y preferencias. A través de la plataforma, los usuarios, tanto huéspedes como anfitriones, pueden tener una comunicación segura.

Sin embargo, el Gobierno de la Ciudad de México no dejará libre de impuestos a Airbnb. Pronto las personas que se alojen en casas y departamentos a través de aplicaciones móviles como Airbnb y HomeAway, tendrán que pagar el Impuesto Sobre Hospedaje.

Nos pusimos en contacto con Airbnb México y nos respondieron que la postura oficial de la compañía es la que aparece publicada en el sitio de AirbnbCitizen, la cual menciona que el pasado 20 de diciembre del año 2016, la Asamblea Legislativa de la CDMX aprobó reformas al Código Fiscal de la ciudad, donde se reconoce la importancia del alojamiento compartido en el desarrollo del turismo local.

El comunicado de Airbnb especifica lo siguiente:

“Bajo las nuevas reformas, el Gobierno de la Ciudad ahora permite que plataformas digitales como Airbnb ayuden a los anfitriones a cumplir sus obligaciones con respecto al Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje.”

Airbnb ofecerá otras experiencias además de hospedaje

Dicho impuesto tuvo origen desde el año 1995 en México y se caracteriza por cobrarle directamente al turista en el momento que paga cada noche de hospedaje. El pretexto para implementar el cobro, se debe a que supuestamente con lo recaudado se impulsa y promociona a la industria turística.

Según El Financiero, los particulares que rentan habitaciones o viviendas no tendrán que darse de alta ante la Secretaria de Hacienda forzosamente, es decir, el intermediario (aplicación de Airbnb) podrá hacerlo. Lamentablemente, a partir de este año, la tarifa de servicio que se paga al rentar un refugio incluirá el impuesto. Si ofreces el servicio, automáticamente se te descontará para que el SAT lo reciba.

El Gobierno de la CDMX llegó a esta decisión debido a que en el artículo 162 del Código Fiscal se especifica lo siguiente:

“Están obligados al pago del Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje, las personas físicas y las morales que presten servicios de hospedaje en la Ciudad de México. Para los efectos de este impuesto se consideran servicios de hospedaje, la prestación de alojamiento o albergue temporal de personas a cambio de una contraprestación, dentro de los que quedan comprendidos los servicios prestados por hoteles, hostales, moteles, campamentos, paraderos de casas rodantes, tiempo compartido y departamentos amueblados. No se considerarán servicios de hospedaje, el albergue o alojamiento prestados por hospitales, clínicas, asilos, conventos, seminarios e internados. Los contribuyentes realizarán el traslado del impuesto a las personas a quienes se preste servicios de hospedaje.”

Por dicho motivo, y según las indicaciones del artículo, los intermediarios se verán obligados a inscribirse en el padrón correspondiente. Sin embargo, si únicamente se reciben pagos por una simple comisión, no habrá necesidad de llevar a cabo un cumplimiento del pago del tributo.

Hasta el momento, los dueños de las viviendas pagan a la aplicación móvil una tarifa de servicio que incluye impuestos locales e IVA, al igual que un monto para simple mantenimiento a la plataforma de Airbnb.

Otra de las premisas principales para implementar el impuesto, es el hecho de que esto pondría en mejores condiciones de competencia a los hoteles, que siempre han pagado el monto.

Referencia: Código Fiscal, El Financiero, AirbnbCitizen

Desde la Red…
Comentarios