La tecnología 3D ha sido renovada en estos últimos años. Hay pantallas planas que dicen tener funciones 3D y en prácticamente todos los casos, esto incluye unos lentes especiales para poder ver películas o videos especiales, creados precisamente con este afán. De hecho, la tecnología actual no es realmente mucho más moderna que lo que se veía en  el pasado: unos lentes con dos micas, una roja y otra cyan, que veían una imagen desfasada unos 6 grados de un ojo a otro. Un lente registraba los tonos rojos y el otro los azules. El cerebro entonces reconstruía la imagen y creaba la ilusión tridimensional. Ésa es la razón de que a algunas personas les cause dolor de cabeza ver este tipo de películas.

Hoy en día no se usan lentes cyan-rojo, pero sí dos lentes diferentes, uno que filtra ciertas longitudes de onda y el otro lente, otras longitudes de onda. Simplemente polarizan la luz y la polarización se crea con rejillas muy finas. Los lentes polaroid, por ejemplo, son cristales con una rejilla pintada en el mismo con gran precisión. Ahora es más moderno, pero el efecto es el mismo que se lograba con los lentes cyan-rojo.

Pues bien, a pesar de que realmente los avances reales en las 3D no son tan fantásticos como quisiéramos, se sigue buscando una pantalla que realmente muestre imágenes 3D y además, sin necesidad de lentes especiales. Por ello, DARPA, la parte de investigación del Departamento de Defensa Norteamericano, está desarrollando lo que se ha dado en llamar el “Urban Photonic Display“, que produce una imagen de 360 grados, sin necesidad de lentes.

Zebra Imaging es la compañía que está desarrollando la tecnología y dice que le llevará unos tres años más para que esta pantalla se puewda ver en aplicaciones de negocios o incluso en juegos. He aquí brevemente cómo es que trabaja:

Se renderean imágenes detalladas 3D de software estándar de diseño o de dispositivos LIDAR (Light Detection and Ranging) que construyen edificios que parecen reales con rayos láser. Un software propietario en una computadora estándar convierte la imagen 3D en un holograma. Durante esta etapa, los usuarios pueden acercarse, rotar, cambiar la iluminación, etc. El procesador y las gráficas dentro de la pantalla despliegan los datos y los mandan a través de un modulador de luz y un conjunto de lentes para crear una imagen hecha de millones de “hogels”, el equivalente 3D a los pixeles.

Así pues, quizás en un tiempo razonable veremos verdaderas pantallas que muestren objetos en 3D. Habrá que esperar… Mientras tanto, observemos el Aeropuerto de Barajas digitalizado y holografizado por Zebra Imaging:

Fuente: Tech Fortune

Enlaces Patrocinados
Comentarios