Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

O Googlealo, como dice en la imagen.

Cuando se inicia un nuevo sitio Web o servicio de Internet, la mayoría de las tecnologías esperan vender a compañías más grandes u obtener cientos de usuarios. Pero para algunos, hay una mayor gloria aún que el dinero: que el nombre de su compañía se vuelva verbo.

No le llevó mucho tiempo a Google llevarse este honor, desde que la gente comenzó a decir “let me Google that” (deja lo googleo) en lugar de usar el verbo “buscar”. Microsoft espera que su motor de búsqueda, Bing, esté en camino para ser usado de la misma forma.

Y por supuesto, esta idea va más allá de los sitios de búsqueda. Como Twitter, por ejemplo, que se ha vuelto verbo con el uso de la palabra “tweet”.

También está Facebook, Skype, Photoshop y muchas más marcas tecnológicas que se usan como acciones en las pláticas cotidianas.

Pero el que una marca se vuelva verbo no ha sido siempre bueno. Antes del crecimiento de Google, equipos de abogados estaban constantemente en la batalla contra el uso del nombre de marcas registradas, especialmente cuando eran usados para representar una acción o inclusive una industria entera.

Fred Shapiro, editor del “Libro de citas de Yale” y consultor de marca, dijo en una entrevista que aunque algunos nombres de compañías se han vuelto verbos estándar, el miedo en el pasado era que tales nombres se usarían tan comúnmente que se generalizarían, perdiendo así su estatus de marca.

En los últimos años esta mentalidad ha cambiado con el despegue de la Web. Ahora el poder del marketing de boca-en-boca puede llevar a una conciencia generalizada de un nombre que apenas se dio a conocer.

“Lo que es nuevo es que en los años recientes algunas compañías tecnológicas han comenzado a pensar que el volverse verbos es algo bueno,” dijo Shapiro en un e-mail. “Su pensamiento es que hay un fuerte y positivo valor de mercadeo en el uso de verbos, porque éstos connotan una actividad y excitación, además que el uso de una marca como verbo extiende el reconocimiento de la misma.”

Para muchas compañías en línea, donde la fuerte competencia puede aplastar una nueva marca, este tipo de marketing gratuito vale el peligro de que la palabra o término se diluya.

“El éxito de marcas en tecnología, como Photoshop y Google, ha abierto los ojos de la gente al hecho de que volverse un verbo no es siempre algo malo,” dijo Shapiro.

No está claro si la “verbificación” tendrá un efecto positivo y duradero en estas marcas. Nombres como Band-Aid (bandita o curita) o Aspirina se han vuelto términos genéricos, aún con un equipo de abogados tratando de defender el uso del término. Ahora, sólo porque Johnson & Johnson inventó el término “Band-Aid” no quiere decir que vas a comprar ese producto específicamente de esa marca.

Quién sabe, quizá algún día la palabra Google se volverá tal sinónimo de “buscar” que podrías terminar Googleando algo en Bing.

Fuente: The New York Times

Imagen: Riley Harmon

Desde la Red…
Comentarios