Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Después del anuncio de Steve Jobs (ver aquí), indicando que se tomaría hasta junio por sus problemas de salud, la industria de cómputo, particularmente la que sigue a la compañía de la manzana, parece haber quedado en la incertidumbre.

Nadie sabe exactamente qué mal aqueja a Jobs, pero si se ha tomado estos meses es que aparentemente esto es más serio de lo que todos pensaban. Nadie se toma seis meses de descanso así porque sí. Por ello mismo, la pregunta está en el aire: ¿está Apple en riesgo por el receso que se ha tomado Jobs o peor aún, si éste no regresa a trabajar?

En cierta medida, hay que reconocer que Apple renovó su planta de computadoras notebook utilizando nueva tecnología. Por otra parte, el iPhone tuvo un buen inicio y se espera que el futuro del teléfono sea aún más prometedor, con mejor software y hardware aún más poderoso. Sin emabrgo, hay varios agujeros en la línea de producción de Apple. En una recesión como la que se vive en los Estados Unidos, ¿podrá Apple competir con otros fabricantes con computadoras en costo menor a 1000 dólares? (sin incluir la Mac Mini, de aproximadamente 600 dólares, que a todo esto, no renovaron ni actualizaron en este año tampoco). O bien, ¿podrá desarrollar la empresa algo como Apple TV que pueda ser usado en la sala de tu casa? Conociendo que Apple siempre pretende mantenerse cono el innovador tecnológico, algo tendrá que hacer, si no quiere que le coman el mandado sus competidores.

No obstante Jobs ha dicho que se mantendrá involucrado con las grandes decisiones de la compañía, aunque no sabemos si su salud se lo permitirá. El riesgo de Apple entonces parece más alto si consideramos que quizás Jobs no pueda regresar a trabajar. Es claro que la esencia de Jobs en Apple es fundamental. Para muchos es un visionario obsesivo que se involucra hasta los últimos detalles de los productos que ofrece Apple, incluso en el modo de anunciar los productos a los medios.

Es imposible imaginar al siguiente CEO de Apple con el carisma tan particular de Jobs. Quizás no exista otro como él para encabezar Apple, pero eso no tiene porqué significar mucho. Por ejemplo, Gates dejó Microsoft y la empresa entonces fue encabezada con Ballmer, con otro estilo, con otra manera de hacer las cosas. Obviamente Microsoft tiene ya una gigantesca inercia y no importa en el fondo demasiado quien la dirija, pues es difícil detener a un tren en marcha. En el caso de Apple las cosas no parecen ser iguales. Finalmente la compañía de Jobs no tiene tanto dinero como Microsoft, y sus ventas quizás reflejan a una comunidad que cree en lo que Steve Jobs dice y hace pero como no son la masa crítica -como en el caso de Redmond- entonces me parece, el problema es más que grave.

Sin duda Steve Jobs puede ser reemplazado, aunque no sea duplicable. Hay muchas maneras de que Apple se mantenga en el mercado con o sin Jobs presente. Sin embargo, el proceso que suena ya inevitable, de rehacer a toda la entidad de la compañía, de cambiar la cultura de cómo se toman decisiones y de cómo los ejecutivos se relacionan unos con otros, hace que haya suficientes riesgos para inversionistas y clientes, que tienen el derecho de preguntarse si hay vida para Apple después de Jobs.

Fuente: NYTimes
Crédito foto: http://static.obolog.com/multimedia/fotos/73000/72199/72199-59821.jpg

Desde la Red…
Comentarios