Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La idea de los libros electrónicos ha sido manejada por años. Las ventajas de esto saltan a la vista: no requieren papel pues se leen en la pantalla de la computadora, por ejemplo; ocupan poco espacio; pueden ser marcados, subrayados, se les pueden agregar notas y todo esto no altera en nada el texto original. Incluso diferentes usuarios pueden tener diferentes conjuntos de notas y apuntes.

El problema de los libros electrónicos es que quienes los distribuyen no quieren que los usuarios se los copien entre sí. El problema de la música mp3 es claramente el ejemplo más ilustrativo del descontrol que hay sobre el negocio de la música, el cual -yo creo, ya no tiene remedio- y a pesar de esquemas como los derechos digitales, se calcula que hay cientos de millones de piezas musicales de manera ilegal en los diferentes dispositivos mp3 en el mercado.

Con respecto entonces a los libros, hace tiempo salió un dispositivo para leerlos de manera electrónica llamado Kindle, promovido por Amazon, una de las tiendas de libros (y otras cosas), más grandes de Internet. el Kindle es una especie de pequeño cuaderno en donde se pueden leer libros que hayan sido previamente descargados al dispositivo vía una red privada que Amazon controla. Hasta donde se sabe, no hay manera de copiar a otro dispositivo externo los libros descargados. Es decir, si algo falla en el Kindle, podemos perder los “e-libros” que tengamos.

Desafortunadamente éste no es el único problema. Amazon controla al 100% el Kindle y periódicamente, parece ser, revisa que los Kindles vendidos tengan material legalmente adquirido. De esta manera Amazon se asegura que todos los contenidos del Kindle estén como ellos quieren y se garantiza que no haya libros ilegalmente adquiridos. Curiosamente hoy jueves, el CEO de Amazon, Jeff Bezos, se disculpó públicamente por la eliminación sorpresiva de un número de libros que los clientes habían comprado legalmente y descargado en sus dispositivos. He aquí la traducción de la disculpa:

La presente es una disculpa por la manera en que manejamos copias ilegalmente vendidas de ‘1984’ y otras novelas en nuestro Kindle. Nuestra ‘solución’ fue estúpida, sin haber reflexionado y dolorosamente fuera de nuestros principios. Nosotros la provocamos y merecemos las críticas que hemos recibido. Usaremos esta experiencia del doloroso error cometido para ayudar a tomar mejores decisiones en el futuro, aquellas que coincidan con nuestra misión. Con una profunda disculpa a nuestros clientes, Jeff Bezos“.

Bezos colocó la disculpa en el foro de Amazon correspondiente a la comunidad del Kindle, donde los usuarios pueden responder libremente. Muchos de ellos agradecieron a Bezos por tocar el tema.

La semana pasada, la compañía hizo olas después de borrar muchos libros de los dispositivos Kindle sin permiso de sus propietarios. La jugada fue atribuida al cargador de auto-servicio de Amazon, donde terceras partes han añadido libros electrónicos para ser vendidos por la tienda Amazon aunque estos no tengan el derecho para venderlos. Como parte del proceso de borrado, Amazon acreditó a aquellos que habían comprado los libros con el respectivo reembolso. Sin embargo, muchos usuarios se molestaron considerando ahora la posibilidad de que cualquier cosa que compren pueda ser borrada sin su consentimiento.

Fuente: CNet

Desde la Red…
Comentarios