Esto definitivamente no puede ser bueno, pero tampoco es una sorpresa. Investigadores han concluido que la gente que vive en naciones desarrolladas confía demasiado en la navegación satelital guiada y que los resultados pueden ser peligrosos.

Cualquiera podría darse cuenta de esto pero, según la investigación, el exceso de confianza en estos dispositivos puede producir muy malos resultados cuando inevitablemente, como cualquier aparato, llegan a fallar.

“Una falla significativa del GPS podría causar que muchos servicios trabajen incorrectamente al mismo tiempo, incluyendo aquellos que se supone son completamente independientes de otros”, dijo Martin Thomas, quien dirige esta investigación en la Royal Academy of Engineering.

Lejos de advertir meramente a los conductores individuales de vehículos, el reporte dice que esas fallas podrían afectar a sistemas como los de tráfico aéreo, ya que son igualmente vulnerables a una falla extendida.

Finalmente, lo que se sugiere es que en cada país donde exista este tipo de dependencia hacia el sistema de posicionamiento global, debería tener un procedimiento de respaldo que provea la estabilidad necesaria, pero que aún así se podría llegar a tener fallas en el mismo. Esto no es muy esperanzador.

En distintos software de navegación se advierte al iniciarlo que uno no debe depender por completo de la asistencia que éste provee, sino que sólo usarlo como un apoyo. Desafortunadamente resulta muy sencillo dejarse llevar por las órdenes del GPS y olvidar nuestro sentido común al volante.

Es importante tener presente que la información de los mapas no siempre está actualizada, lo que podría ocasionar que entres a una calle en sentido contrario o que trates de tomar un retorno que no existe. Además, la exactitud de las coordenadas no es 100% confiable. Debemos tener mucho cuidado al manejar para evitar causar accidentes.

Fuente: Engadget, Physorg

Imagen

 

Enlaces Patrocinados
Comentarios