A como está el dólar en estos días, ¿a quién no le caerían bien casi 7 millones de los verdes? Además, depositados en tu tarjeta del banco, al parecer sin problemas, ni preguntas, ni restricciones ni nada!

Hace tiempo que no me llegaba una de estas joyas de Internet, donde David Mark, presidente del senado de algún país del África, esto por la dirección del remitente, me avisa que me acaban de acreditar. La neta, que buena onda se vio Mark. Yo siempre tuve fe en él y sabía que de todos esos trillones de dólares que quiere regalar, me tocaría algo.

Ahora sólo tengo que llamarle a Linda Hill para que me de mi lana. Claro, le tengo que dar mi nombre completo (porque a Mark luego se le olvida, con tanta gente), mi dirección, edad, ocupación y teléfono. ¡Qué forma más sencilla de recibir 88 millones de pesos! La verdad pensé que sería un poco más complicado, pero no. Gracias a la magia de Internet, todo lo que tengo que hacer es abrir mi correo y recibir las buenas noticias.

¡Estoy feliz! En cuanto me llegue mi depósito, igual y rentamos un crucero para unos 1,000 usuarios de unocero.com, ¿no? Digo, qué serán, ¿unos 8 millones? Me quedarían 80 todavía. Ahhh, la vida me sonríe esta tarde de martes y todo por ser el afortunado receptor de este correo, qué no sé por qué me llegó, pues era para [email protected] Pobre “Info”, se quedó sin sus millones. ¡Qué suertudo ando!

Enlaces Patrocinados
Comentarios