La agonía del rollo a color de Kodak de 1935 fue anunciada en Junio de 2009, pero fue hasta el pasado martes cuando se declaró finalmente su defunción. Bien se podría decir, no hay nada mejor que the real thing: ni apps como Hipstamatic o Instagram podrán recrear el efecto de una fotografía capturada con un rollo Kodachrome. Sin embargo el laboratorio que lo mantenía vivo, Dwayne’s Photo, en Parsons, Kansas, finalmente ha dejado de recibir este tipo de rollos para ser procesados.

Kodachrome fue el primer rollo a color comercialmente exitoso. Cuando Kodak anunció que el rollo Kodachrome desaparecería del mercado en junio del 2009, también implicó que los químicos para revelarlo dejaran de producirse. Los fotógrafos empezaron a cambiar de las cámaras análogas a las digitales con tarjetas de memoria. Hubo un momento a lo largo de esta agonía que quedaban 25 laboratorios en el mundo capaces de revelar este tipo de película. Dwayne’s Photo era el último que los revelaba: esta semana destaparon los últimos químicos que quedaban.

Esta película es famosa por capturar los colores y la luz de cierto modo que es imposible replicar. Hasta Paul Simon dedicó una canción a este rollo: “Kodachrome” en 1973. Pero la imagen que ha inmortalizado a este rollo es la foto de Steve McCurry de la joven afgana para la National Geographic, capturada en 1985. El mismo McCurry recibió de Kodak el último Kodachrome producido, el cual reveló en Parsons, Kansas; las imágenes están publicadas en su blog, 36 cuadros para despedir las bondades de una película que ha educado nuestra apreciación visual.

Podríamos arrojar un suspiro de melancolía por esta película, sin embargo el último suspiro corresponde al último propietario de un Kodachrome. El propietario de Dwayne’s Photo, Dwayne Steinle ha anunciado que la última foto que tomarán será de sus empleados frente al laboratorio, mientras todos portan playeras que conmemora la extiención del mítico Kodachrome.

Fuente: Mashable

Enlaces Patrocinados
Comentarios