Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

Como seguramente ya lo sabes, el sábado 24 abrió finalmente sus puertas la primera tienda de la famosa firma de la manzana en el país. No pudieron seleccionar mejor ubicación, “Vía Santa Fe”, la última adición a ese centro comercial donde conviven marcas lujosas y algunos restaurantes. Esa zona, curiosamente, era de las más vacías de la plaza, o al menos eso pude comprobar un par de veces que he pasado por ahí en fin de semana.

Pero, ¿por qué tanto alboroto por una simple tienda? Pues esa es la cuestión. No es una simple tienda. Apple ha tenido muchos éxitos en su historia, el principal, por supuesto, el iPhone. Otros nada despreciables tienen que ver con el mundo del “retail”, las tiendas, vaya. Está muy documentado cómo Steve Jobs, obsesionado como siempre, cuidaba hasta el más mínimo detalle de los locales, que, al principio, muchos “analistas” supusieron un fracaso. ¿Quién iría a una tienda a comprar una computadora o un teléfono? Sólo hay que verlo hoy: las tiendas son, generalmente, un suceso mediático y una extensión de su éxito en las ventas.

El asunto es que la marca vende más que el software y el hardware. De hecho, eso que tiene Apple es lo que no tiene ninguna otra: sentido de pertenencia. Muchos de los compradores y usuarios de sus productos, además de estar satisfechos técnicamente, se sienten identificados con la marca y algunos entran al “ecosistema” de Apple: MacBook, Apple TV, iPad y por supuesto el iPhone.

Ahora bien, ¿y la tienda? ¿Qué no había ya muchas tiendas de Apple por todo el país y en muchos otros en América Latina? Sí, claro, pero no directas de fábrica. Las “iShop”, “MacStore” o similares, por supuesto que venden sus productos, pero son exactamente eso, revendedores. Y no hay nada de malo, al contrario, creo que a raíz de los negocios de Grupo Carso con Apple con tantas iShop, sus productos han llegado a miles y miles de consumidores por lo menos en México, con algo así como unas 60 tiendas ¡60! (eso además de los Sanborns que venden algunos de sus productos). Por otro lado, las MacStore (que pertenecen al grupo papelero Dabo) con más de 25 sucursales, es la segunda red de ventas más fuerte para Apple en este país.

Según los rumores, Apple Inc., abrirá un par de tiendas más en el país. Se dice que una en la elegante (y siempre conflictiva) Av. Mazaryk de Polanco en la Ciudad de México, otra más en Guadalajara y seguramente en Monterrey. Eso son puros rumores, pero, ¿3 o 4 tiendas van a vender más que 80 de los revendedores? No lo sé, lo dudo. Lo primero es la distancia, es decir, generalmente compras en donde te queda más cerca. Lo segundo serán algunas posibles promociones que tal vez ofrezcan los revendedores. Todo eso está por verse.

Aquí el asunto es que el alboroto es interesante ya que la “tienda directa de fábrica”, además de vender los mismos productos, ofrece servicio. Actualmente cuando quieres cambiarle la pantalla a un iPhone o un iPad no tienes muchas opciones. O vas al tianguis a que te quede mal puesta, llena de grasa y medio funcionando o, con los revendedores, sólo te toman el equipo estropeado a cambio. En la Apple Store, te ofrecen el servicio de arreglarlo, claro, cuesta una lana, pero lo hacen y queda “como nuevo” (tiene que ver la maquinaria que usan para reparar los equipos, que obvio sólo la tienen ellos y las piezas son originales).

Así es que, bienvenida la inversión de Apple en México y la generación de empleos -me imagino- bien remunerados. Ojalá y abran muchas más en el futuro y a competir con todo los distribuidores y revendedores (que en términos de Apple y en inglés se llaman “Premium Resellers”).

Si vas a comprar un producto de esta firma no es tan importante dónde lo compres, sólo asegúrate que sea original y tenga garantía, etc. El precio será generalmente el mismo en cualquier lugar, pero siempre revisa como referencia el precio de su tienda en línea y nunca pagues un solo centavo más que eso (ojo con los “Clubes de Precios” que te cobran comisión por pagar con tarjeta sobre el precio de lista y algunas veces sale más caro).

Y por cierto, me invitaron a conocer la nueva tienda, les quedó impecable, como siempre. He tenido la oportunidad de visitar muchas en el extranjero y esta no le pide nada a ninguna otra. De hecho, de repente me sentí en un “mall” en otro país, pero no, esto está pasando en México. Y para los que vayan a chillar porque el dólar está a 20 pesos, parece que la vista sólo les alcanza para ver la pequeña pantallita de su celular. Hay que levantar la cabeza y ver mucho más allá, largo plazo, como dicen.

Desde la Red…
Comentarios