Revisando Facebook de repente me encuentro un enlace donde se estaba llevando a cabo un evento inusual en la Ciudad de México. Y no es que nunca haya tocado una banda en la azotea de un edificio, pero esto tiene sus grandes diferencias.

En una especie de concurso-promoción, organizado por EXA FM, finalmente hoy 1 de diciembre de 2016 por la mañana, la conocida banda Café Tacvba tocó durante casi una hora desde el helipuerto de la Torre Bancomer, uno de los edificios más altos del país (a 250 metros de altura, según escuché).

Producción impecable, varias cámaras, algunos afortunados ganadores (me imagino del público) y por lo que pude ver, algunos funcionarios de banco disfrutaron por casi una hora el evento. Primero palabras, luego canciones y luego más palabras.

El gran testigo: la imponente Ciudad de México. Aunque estaba un poco nublado, se alcanza a distinguir muy bien el paisaje, con la mancha urbana y los eternos volcanes y montañas a lo lejos.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver un concierto de este tipo con la tecnología? ¡Todo! Y ese es precisamente el motivo de esta nota. Ya lo comentaba el entrevistador, Jessie Cervantes: “ahora todo cambia, pues todo sucede en la palma de la mano”. Y sí.

 

El hecho de poder disfrutar (o no, depende si te gusta la música) de este mini concierto en vivo (o un poco después, ya que se queda eternamente en la nube) es un hecho impresionante que, de repente, ya se nos hace normal y común y corriente. Claramente la producción fue de televisión, es decir, el concierto seguramente después lo pasarán en su canal de televisión, sin embargo, la magia del video en vivo dentro de la red social es increíble.

Y también es increíble la cantidad de comentarios y estupideces que escribe la gente escudada en su pequeña pantalla. Desde reclamos para Bancomer hasta Trump mencionado, creo que es parte de la nueva forma de interactuar.

Hasta el momento que estoy escribiendo esto, 2 PM, el video ya casi llega a un millón de reproducciones. ¡Un millón! Los números en la red son impresionantes y se nos puede hacer ya monótono y sin chiste que ya casi le hayan dado “Play” un millón de personas.

No perdamos la capacidad de asombro. Yo, por lo menos, todavía me sigo impresionando de estos eventos donde la nueva tecnología queda como anillo al dedo y nos permite casi casi “estar ahí”. Ah, se me olvidó, ¡sin costo!

Enlaces Patrocinados
Comentarios