Activa las notificaciones para estar al tanto de lo más nuevo en tecnología.

La red de redes, Internet, que hoy en día es tan necesaria como bien podría haber sido hace muchos años el teléfono residencial, tiene un empuje e inercia que decididamente no hay quien lo pare. Pensemos por ejemplo en los cambios que se han producido desde que la red Internet comenzó a hacerse popular vía las páginas web. Ahí se destapó la imaginación de muchas personas y con los años hemos visto asombrosos servicios que hoy nos parecen cotidianos.

Pensemos en los mensajeros instantáneos, que permitieron una comunicación fluida con amigos y familiares. Meditemos en Facebook y Twitter, en cómo las redes sociales cambiaron el panorama de las comunicaciones. Consideremos los servicios de VOIP, que permiten comunicarnos vía voz con cualquier persona en el mundo sin necesidad de pagar extra por ello como cuando solamente la alternativa era el teléfono en casa. Veamos cómo la explosión de páginas web, de todos los temas en los que puede uno pensar, ya existen en la red y en algunos temas se multiplican por miles.

Y hablemos de las noticias, de cómo de pronto dejó de ser prerrogativa de unos cuantos informar y decir lo que mejor les parecía. Los canales alternativos de noticias en Internet han resultado en muchos casos más creíbles que lo que por años nos dijeron a través de la televisión.

¿Por qué celebramos el Día de Internet?

Y si a esto le añadimos la existencia de YouTube, que se ha convertido en todo un fenómeno en donde mucha gente ya se considera “YouTuber”, es decir, comediante de las redes, o “influencer”, pues supuestamente lo que diga o deje de decir lo ven y escuchan millones, sí, millones de personas que diario entran al portal de videos y ven a estos personajes tratando de ser graciosos o de influir en los comportamientos de los respectivos nichos de mercado a los que llegan.

La televisión no ha visto indiferentemente estos cambios. La TV como la conocemos ya cambió y la realidad es que ante la posibilidad de interacción con la gente, la “caja boba” no tiene nada que hacer. No hay que esperar nada para ver los comentarios que se hacen sobre algún contenido. La respuesta puede venir inmediatamente y esto es simplemente lo que dejará a la televisión en un segundo plano. No se puede competir contra esta virtud que otorga Internet.

Y si vamos a otros contenidos, la televisión no tiene la misma capacidad que Internet para llevar programas por demanda, ya sean de televisión, radio o en cualquier modalidad multimedia. El secreto está pues en esta interacción “empresa que genera contenidos/usuario” que enriquece absolutamente el entorno y nos hace más capaces de tener más información sobre todos los temas posibles. Hoy en día no estar informado es un absurdo. Quien está en esa condición es porque quiere, pues Internet da datos, información, contenidos, a manos llenas y en general de forma gratuita.

Y en otros ámbitos vemos cómo Internet cambia las industrias, como la disquera, que ya no verá jamás las ganancias que tenía años antes. Ahora todo lo que está en algún formato digital se puede compartir rápidamente, aunque se haga de manera ilegal inclusive. Discos completos de artistas, rolas populares, éxitos de los cantantes de moda recorren las venas digitales de la red y llegan a todos los confines. Quienes se alarman por ver a personas vendiendo discos compactos con la colección completa de algún cantante, de forma ilegal, piense que en la red de redes la legalidad siempre va pasos atrás de la tecnología y de nuevo, no hay quien la pare.

Y podemos llegar a los libros, que por años no eran siquiera susceptibles de ser pirateados fácilmente. Pero ya no: llegaron los libros electrónicos, los “e-books” y de pronto, con la misma rapidez y facilidad de la música, comenzaron estos libros a transmitirse en Internet. Y a pesar de los derechos digitales, de los DRM, de todos los esquemas para evitar el pirateo indiscriminado, la realidad es que prácticamente cualquier contenido puede hallarse en la red si se busca con cuidado. Puede llevar tiempo pero la realidad es que probablemente hoy, todos los contenidos, todas las compañías que se dedican a esto, tendrán que redefinir sus modelos de negocios porque Internet lo ha cambiado todo.

Li-Fi, conexión a Internet a través de la luz

Y así como las cámaras fotográficas digitales terminaron por sepultar a los negocios de impresión de fotografías, Internet está modelando de nuevo la manera en como los seres humanos hacemos las cosas. Todo ha cambiado y mucho de esto es culpa de Internet, que de verdad, no hay quien lo detenga.

Desde la Red…
Comentarios